Excepto en triple salto, peor que en Los Ángeles

La segunda y última jornada de atletismo en los Juegos de la Amistad moscovitas fue más pobre que la primera si se comparan sus marcas con las de los JJ OO. Ayer sólo fue un éxito el triple salto, ya que los soviéticos Protsenko, con 17,46 metros, y YakovIev, con 17,41, y el búlgaro Markov, con 17,29, hubieran copado el podio angelino, pues el estadounidense Joyner apenas llegó a 17,26. Otro soviético, Degtiariev, en decatlón, habría conseguido la medalla de bronce con sus 8.523 puntos (el británico Thompson, 8.797, y el alemán occidental Hingsen, 8.673).

Vasiliev, que ganó los 400 metros vallas con 48.63, habría quedado cuarto en Los Ángeles (el estadounidense Moses, 47.75). Cuarto, igualmente, hubiese sido el etíope Dreide en la maratón con 2.10.31 (el portugués Lopes, 2.09.21). Quinto, el soviétivo Muraviev, vencedor de los 200 con 20.34 (el norteamericano Lewis, 19.80). Otro quinto puesto, para el húngaro Bakos en los 110 vallas con sus 13.52 (el estadounidense Kingdom, 13.20). Quinto también habría sido el relevo soviético de 4X400 con 3.00.16 (EE UU, 2.57.91). Busse, alemán oriental, con 3.36.65, hubiese sido sexto en los 1.500 (el británico Coe, 3.32.53). El cubano Juantorena y el polaco Ostrowski, ambos con 1.45.68, habrían descendido hasta la séptima plaza en los 800 (el brasileño Cruz, 1.43.OO). El búlgaro Ignatov, con 13.26.35, ni hubiera estado entre los ocho primeros en los 5.000 (el marroquí Aouita, 13.05.59), lo mismo que el soviético Sereda y el cubano Sotomayor, con 2,25 metros en salto de altura (Moegenburg, de la RFA, 2,35).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS