Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juegos de la 23ª Olimpiada de la era moderna

No pasó nada.

Para muchos angelinos, el viernes 4 de agosto,iba a ser el día del gran terremoto, el juicio final y, lo que es peor, el definitivo colapso del sistema de autopista. Si hay que creer a los planificadores del tráfico en Los Ángeles, los estudios que se hicieron para evitar el colapso en esta fecha podrían llenar una biblioteca, según informa Martí Font. Se temía, y con razón, que la acumulación del fin de semana con el día en que, prácticamente, estaban funcionando todas las competiciones olímpicas, los vehículos quedarían inmóvilizados total y definitivamente. No ha pasado nada el tráfico estuvo muy por debajo del de un fin de semana veraniego normal. Hay quien dice que todo fue preparado. Que asustaron a los angelinos con lo que ya desde hace meses se conocía como the black friday. Los habitantes de esta ciudad decidiero ese día utilizar el transporte público. Nadie cree que se envicien

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 1984