Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en accidente el presidente del PNV de Alava, Mikel Estabillo

El presidente del PNV de Álava, Mikel Estabillo, de 36 años de edad, resultó muerto en la madrugada de ayer en Vitoria, en un accidente de automóvil. El trágico suceso ocurrió a las 3.15 horas, cuando el vehículo que conducía el dirigente peneuvista derrapó y, tras chocar contra la farola de un semáforo, se incendió. Al parecer, Estabillo no pudo salir del automóvil al quedar bloqueada la cerradura y murió carbonizado.El presidente del PNV de Vizcaya, Jesús Insausti, nada más conocer la noticia lloró la pérdida de Estabillo, de quien dijo que "era una persona clave dentro del partido en Álava".

Según confirmaron fuentes del PNV, Estabillo llegó a Vitoria en la madrugada dee ayer, procedente de Pamplona, donde había mantenido un encuentro de trabajo con la comisión gestora integrada por los nuevos dirigentes del partido en esa provincia. El dirigente alavesista desempeñó un papel fundamental durante el conflicto interno suscitado a raíz de las discrepancias de los dirigentes navarros con el aparato del partido frente a la política de alianzas; Estabillo se inclinó a favor de la expulsión de los dirigentes navarros.

Calcinado

Numerosos vecinos salieron a la calle al oir la colisión, con intención de apagar el fuego, pero hasta que no llegaron los bomberos, al cabo de unos 20 minutos, no pudieron sofocar las llamas Testigos presenciales, que coincidían en señalar que la colisión del vehículo con la farola produjo un enorme estruendo", señalaron que "todo fue cuestión de segundos. El coche se salió de la vía de doble dirección por el lado izquierdo , saltó la isleta central y pasó al carril contrario después del choqué. El conductor quedó calcinado, irreconocible".La identificación del cadáver no se pudo conocer hasta media mañana de ayer, ya que la Policía Municipal tuvo que localizar a la empresa propietaria del automóvil para que facilitara el nombre de la persona que lo había alquilado en la tarde anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 1984