Tercer triunfo de etapa del 'sprinter' Frank Noste

Frank Hoste ganó su tercera etapa en el presente Tour. Se acredita así como el mejor de los sprinters, una especialidad que ha tenido pocas ocasiones para el lucimiento dado el control que casi siempre efectuó el equipo Renault. El irlandés Kelly fue el beneficiario principal de una larga etapa que se dilucidó con retraso. Kelly se apuntó las suficientes bonificaciones como para adelantar en la general a Pascal Simon y Ángel Arroyo. Los corredores afrontaron la etapa con desgana, pero no llegaron a boicotearla.El holandés Lubberding fue el más claro exponente de la predisposición con la que, los 125 ciclistas que tomaron ayer la salida, afrontaban una etapa que no deseaban por su inútil y largo kilometraje. El corredor holandés se aseguró con los correspondientes esparadrapos un par de auriculares convenientemente conectados con un ligero aparato de cassette. Lubberding intentaba que los 320,5 kilómetros le resultaran algo entretenidos. Sus compañeros de Tour tampoco se encontraron mejor concienciados que él. Todo hacía presagiar un boicoteo, pero la cosa quedó en un retraso sobre la hora prevista. Se limitaron a ejercitar un paseo de 10 horas en bicicleta.

Sólo muy al final, bajo la certeza de que al equipo Renault tampoco le quedaban ya demasiados recursos para intentar romper la carrera, se circuló a una velocidad estimable. La escapada de Marc Madiot (Renault) y Alan Bondue (La Redoute) duró poco y Panasonic y Kuantum, con preferencia, intentaron organizar, por fin, un final acto para sus esprinters, lo malo es que no fueron ellos los favorecidos.

Lucha por el jersei verde

Tras un leve intento de Bernard Hinault por involucrarse en la lucha final, el triunfo se iba a repartir entre las pedaladas de Hoste, Haanegraf y Kelly. Hoste volvió a batir a sus rivales en uno de los escasos finales masivos que ha propiciado este Tour-84. Frank Hoste, belga, consigue así su tercera victoria en etapa, aunque parece tener difícil el consolidar su liderato en la clasificación por puntos (jersei verde), a la vista de la gran amenaza que supondrá Sean Kelly, que hoy dispone de una última contrarreloj para hacerse con este título.

Kelly fue, de todas formas, el principal beneficiario de los casi tres minutos que se regalaron ayer en bonificaciones. Se hizo con 56 segundos, hecho que le permite pasar de la séptima posición en la general a la quinta.

Hoy se disputa una contrarreloj, la última ocasión para que la general adopte un carácter definitivo. Se resolverán, pues, rencillas superficiales de corredor a corredor, que para ello disponen de 51 kilómetros. Ángel Arroyo, que, por ejemplo, es séptimo en la general, tiene 17 segundos pendientes de resolver si quiere pasar a Pascal Simon y quedarse con la definitiva sexta posición. El español Gorospe parece, también, que se tomará en serio esta etapa, con vistas a intentar una sorpresa y a que el Reynolds puntúe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de julio de 1984.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50