Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasividad de los mercados bursátiles de Estados Unidos por la celebración de la fiesta nacional

Wall Street ha vivido esta semana un aletargamiento de su negocio, al que no es ajena la celebración de la fiesta nacional de Estados Unidos, el 4 de julio, fecha en que no operó el mercado. Como humorísticamente señalaba un especialista, los inversores estaban tan interesados en acudir a la bolsa como en irse de vacaciones a Beirut. En esas condiciones no es de extrañar que la contratación se haya mantenido en muy bajos niveles, y, por ejemplo, el jueves sólo se intercambiaron 67 millones de títulos.Frente a esta pasividad de la renta variable, el Tesoro se ha mostrado muy activo, al realizar una emisión de 5.000 millones de dólares de títulos a siete años y otra de 4.000 millones en bonos a 20 años. Ambas obtuvieron una respuesta positiva de los inversores, aunque los tipos de interés se situaron por debajo de lo previsto.

Para Shearson Lehman/American Express, la tendencia, demuestra que los mercados de renta fija se han convertido en un serio competidor para la renta variable. Los diferenciales de tipos y rendimientos entre los dos mercados son tan pequeños que muchos inversores prefieren la seguridad de un bono al riesgo de una acción.

En esta actitud influye el que la inflación haya sido controlada, lo que se refleja negativamente en la evolución de sectores como el energéticojos metales preciosos y las materias primas, que por lo general se comportan bien cuando se prevé una elevación de¡ índice de precios.

Los analistas conceden gran importancia al aumento de las disponibilidades líquidas de las instituciones inversoras norteamericanas, cuyo nivel se sitúa en estos momentos entre el 16% y el 18%. Esta cifra es considerada demasiado elevada y puede propiciar una escalada de precios cuando esa masa de dinero decida volver a los mercados de renta variable.

Por otra parte, el dólar ha conseguido mantener su trayectoria alcista, a pesar de las intervencio nes de varios bancos centrales, y ha cotizado a niveles récord frente a casi todas las monedas y muy cerca de los niveles máximos del pasado mes de enero respecto al marco alemán. Se estima, sin em bargo, que en breve se podrían dar correcciones de tipo técnico. Pocos expertos estiman que los tipos de interés hayan alcanzado sus niveles máximos a corto plazo y, por si fuera poco, se cree que la Reserva Federal tomará nuevas medidas restrictivas en la próxima reunión de su órgano ejecutivo, que se celebrará los días 17 y 18 de este mes, a menos que comiencen a percibirse signos de desaceleración de la economía estadounidense. También los tipos de interés internacionales siguen manteniéndose a niveles altos, según subraya el Banco de Vizcaya, y los eurodólares a seis meses se han situado en el 13%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984