Correos implanta en España el código postal.

La Dirección General de Correos implantó ayer el uso, por primera vez en España, del código postal, que será obligatorio para todos los envíos. El objetivo de Correos, que ha invertido en esta operación un total de 1.250 millones de pesetas, es mejorar la calidad y regularidad del servicio y dar una mayor agilidad al correo. El código postal, implantado en los países europeos desde hace años, supone incluir en las direcciones postales un número de cinco dígitos, que ha de figurar en todos los envíos inmediatamente antes de la población de destino. Los dos primeros dígitos identifican la provincia por orden alfabético, tal como recoge el mapa; el tercero indica las unidades de reparto de la correspondencia: cuando el destino son ciudades, este tercer número será el cero; y los dos últimos, los distritos postales. El plan consta de tres fases: en la primera, que comenzó a funcionar ayer, el código se aplicará solamente a la correspondencia dirigida a las capitales de provincia; la segunda etapa, prevista para enero del año 1985, será dirigida a ciudades de más de 50.000 habitantes, y la tercera, que abarcará a núcleos de población más pequeños, se aplicará en fecha aún no determinada. Como ejemplo, una carta dirigida al distrito postal 25 de Madrid llevaría el siguiente código: 28025. Los dígitos 28 corresponden a la provincia; el 0, por tratarse de una capital; y los dos últimos (25), el distrito postal. la Dirección General de Correos realiza una campaña informativa en los medios de comunicación para conseguir la colaboración de los ciudadanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS