Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luise Rinser

La candidata 'verde' a la presidencia de la RFA tiene 73 años

Cuando todo parecía indicar que sólo habría un candidato, el democristiano Richard von Weizsaecker (CDU), para el puesto de presidente de la República Federal de Alemania, que se elegirá mañana, miércoles; en Bonn, los verdes -el partido ecologista y pacifista- se sacaron de la manga a la escritora Luise Rinser, de 73 años, que, sin la menor posibilidad de éxito , se presentará a la elección como una especie de alternativa de la otra Alemania. La formación a la que pertenece sabe que su presentación es simbólica. Pero esta mujer, escritora, que estuvo casada con el compositor Carl Orff, ha mantenido, pese a todo, su nombre en las listas.

Luise Rinser es una mujer menuda, bien vestida, que se mueve con gesto inseguro y tímido. Cuando ayer se presentó ante la Prensa en Bonn, se advirtió enseguida que la escritora no está curtida en el duro oficio de la política, pero tampoco se trata de eso. Los verdes entienden su candidatura más bien como un gesto simbólico frente al candidato aceptado por todos los restantes partidos, tanto del Gobierno como de la oposición socialdemócrata (SPD). Luise Rinser sólo podrá llevarse un puñado de votos de los representantes verdes en la Asamblea Federal, organismo que se reúne cada cinco años para elegir al presidente de la República.La figura de Rinser es muy controvertida. Su prosa está llena de experiencias personales, de tipo intimista, desde una perspectiva femenina. Sus personajes son casi siempre mujeres, y muchos de sus escritos están relatados en primera persona. Luise Rinser fue perseguida por los nazis y estuvo encarcelada bajo la acusación de contribuir a la "desmoralización de la tropa". Los nazis le prohibieron ejercer su profesión de escritora. Fruto de esta experiencia bajo el nazismo es su libro Diario de la prisión.

Controversia

A pesar de su pasado antinazi y de perseguida, círculos de la derecha sacaron a relucir en una ocasión un poema atribuido a Rinser en el que se hacía un canto a la figura del führer Adolfo Hitler. La escritora llevó el caso a los tribunales para acusar de calumnia a los que le atribuyeron el poema. Luise Rinser saltó indignada ayer en Bonn cuando un periodista sacó a relucir el oscuro asunto del poema.Menos convincente resulta Luise Rinser por su extraña admiración por el dirigente de Corea del Norte Kim Il Sung, del que años atrás se convirtió en una verdadera propagandista en la República Federal.

A pesar de estos puntos oscuros y negativos, Luise Rinser es una escritora comprometida con los movimientos e ideas progresistas. Es una de esas viejas luchadoras que camina mirando a las estrellas, en busca permanente de una utopía inalcanzable. Contra la caza de brujas de comunistas, contra la instalación de misiles atómicos, a favor del Tercer Mundo, Luise Rinser estuvo siempre, en los últimos años, en todos los frentes de las batallas perdidas por la izquierda alemana.

La escritora estuvo casada casi seis años con el compositor Carl Orff, vive a caballo entre Roma y Munich y está considerada como una escritora constructiva, inspira da por las ideas de un catolicismo progresista.

Rinser reconoce que su candidatura "es ficticia", pero piensa que tomaría como modelo para su presidencia al italiano Sandro Pertini, "que con 85 años es más joven y vital que todos sus parlamentarios y plantea al Parlamento cuestiones muy incómodas, sin más protección que el respeto que le da un coraje cívico y cálida humanidad".

Alternativa

La candidatura a la presidencia de la RFA es para Luise Rinser la posibilidad de ofrecer una alternativa por siete motivos: "Una mujer como representante de un país y un pueblo, en vez de, una vez más, un hombre"; "apartidista, que no apoya la lucha ciega y egoísta de los pueblos"; "una persona que no es profesional de la política"; "preocupada por eliminar los sufrimientos de las minorías y no de incrementar los privilegios de los más beneficiados de la sociedad"; "que no goza de la confianza de los grandes industriales y otros poderosos, sino de los jóvenes a quienes pertenece el futuro"; "una persona que, sin ser comunista, no comparte la historia y el miedo ante el Este, manipulado de forma irresponsable", y "una representante de los artistas y de los que trabajan por la cultura alemana". 'Los verdes, al presentar ayer a su candidata para la presidencia de' la RFA, dijeron que "para este país sería bueno tener una presidenta dispuesta a iniciar el diálogo que no hemos podido mantener con nuestros padres: sobre las formas del fascismo cotidiano, sobre los motivos típicos para que hubiera tantos colaboracionistas alemanes y tan poca resistencia democrática radical en este país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1984