Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fútbol

La selección encuentra nieve y frío en Luxemburgo

ENVIADO ESPECIAL "Pues a mí me dijeron que aquí hacía una temperatura de 15 grados", le decía el centrocampista del Sevilla, Francisco López, a su compañero de equipo -que no de selección-, Juan Álvarez, mientras el DC-9 de Aviaco iniciaba, a primera hora de la tarde de ayer, su aproximación a la pista de aterrizaje del aeropuerto de Luxemburgo. A través de la ventanilla sólo se veía nieve. "Pues yo tampoco me he traído abrigo, si lo llego a saber paso a recogerlo por el Corte Inglés", le decía bromeando Álvarez II a Francisco Gordillo, Víctor, Santillana y muchos otros bajaron del avión con lo puesto y se fueron al autocar pisando nieve. Este país está totalmente blanco, hay más de un palmo de nieve y, como la temperatura no baja de cero grados, todo parece indicar que no habrá ningún problema para que mañana se dispute, a las 20.30 (TVE) el encuentro Luxemburgo-España, en un estadio Municipal que registrará media entrada, es decir, unas 8.000 personas.

Hay seleccionados que no estaban ayer lo que se dice contentos y se quejaban, en el ascensor del hotel, de que la federación hubiera aceptado jugar este partido aquí y ahora. La expedición, además, está encabezada por Pablo Porta y, junto a la selección A, viajó la olímpica de Luis Suárez -en la que faltó unicamente Manuel Sanchis- que mañana, a las 15.00 horas, se enfrenta a Francia, en una población situada a 180 kilómetros de Luxemburgo. Los jugadores tuvieron ayer baño y masaje. Más masaje que baño, por supuesto.

El partido no ha despertado ningún interés aquí. El camarero del hotel dice que el otro día pasó por aquí Portugal y les metió un 0-11. Así están los ánimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1984