Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo aprecia en la campaña agresividad de los dirigentes y frialdad en la calle

Santiago Carrillo, portavoz de los parlamentarios comunistas en el Congreso de los Diputados, denunció ayer en Bilbao que en la campaña electoral vasca se aprecia una excesiva agresividad de los dirigentes políticos y cierta frialdad popular.Carrillo centró esa agresividad en las dos fuerzas que se perfilan como más implantadas en el electorado. La razón del escepticismo en la calle respecto a la campaña reside en que, según el dirigente comunista, "por arriba, la polémica es entre nacionalistas vascos y nacionalistas españoles; pero, por abajo, la gente siente que hay problemas como la crisis económica, el paro, la reconversión industrial, la OTAN. Estos problemas que en otros puntos del país están movilizando a la población de manera unánime aquí no afloran en la batalla electoral".

No obstante, los dirigentes de Herri Batasuna centraron ayer sus críticas en la política económica del Gobierno. Durante todo el fin de semana, Herri Batasuna, al igual que Euskadiko Ezkerra, celebró un total de 10 actos públicos. En uno de ellos, ayer tarde en el velódromo de Anoeta, HB llenó el recinto, con una afluencia ligeramente superior a la congregada por la mañana por el PNV (unas 8.000 personas); y superior a la que reunió el PSOE dos días antes (unas 3.000).

En uno de esos actos públicos, Jon Idígoras, portavoz de HB, tras culpar al Gobierno Central y al Gobierno vasco de intentar llevar adelante "una reconversión salvaje", les emplazó a negociar la pacificación de Euskadi. La oferta realizada por la coalición abertzale vuelve a tener como punto de referencia la alternativa KAS. Esa alternativa fue propuesta por la Koordinadora Abertzale Sozialista, apoyada por ETA, y en ella figuran puntos como la autodeterminación de Euskadi, la salida de las fuerzas de orden público estatales y la amnistía para los presos vascos.

Asimismo, los representantes de Herri Batasuna han insistido durante todo el fin de semana en la necesidad de buscar un nuevo marco político, más amplio que el Estatuto y la Constitución. Los dirigentes de la coalición consideran que las actuales instituciones no sirven para resolver los verdaderos problemas de los trabajadores de la comunidad autónoma vasca.

Para Euskadiko Ezkerra, sin embargo, existe un respeto en el País Vasco a la institucionalización que en la comunidad autónoma se ha ido configurando en los últimos cuatro años. Mario Onaindía, secretario general, explicaba, en este sentido, que "lo que hay que cambiar no es de Gobierno sino de política".

Los candidatos de la nueva formación Auzolan, procedente de la fusión de Nueva Izquierda y la Liga Comunista Revolucionaria, explicaban a sus simpatizante la importancia de participar en las instituciones. Desde una óptica más radical, Iñaki Albistur, dijo que "nuestra presencia en el Parlamento crearía una crisis en Herri Batasuna y Euskadiko Ezkerra y demostraríamos que todavía Euskadi no se ha autodeterminado como dicen el PNV y Euskadiko Ezkerra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984