Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Negativa socialista a participar en la Comisión de la Unió de Pagesos

La negativa de los socialistas a ocupar un puesto en la Comisión Permanente Nacional y la intervención de Pep Riera en el acto de clausura, criticando la política agraria de los ejecutivos central y autonómico y reclamando soluciones de carácter estructural, son los puntos destacables de lo sucedido en la última jornada del III Congreso de la Unió de Pagesos, que se ha celebrado este fin de semana en Torroella de Montgrí. Ante los más de 3.000 asistentes, Pep Riera señaló que este congreso era el de "la madurez sindical, fruto de trabajo y la experiencia de 10 años". "La Unió de Pagesos", añadió Pep Riera, "es hoy una escuela de formación imprescindible e insustituible".La definición ideológica del sindicato como "nacional catalán, democrático, unitario, independiente y progresista" sigue siendo válida tras la reforma de los estatutos. La composición de la Comisión Permanente Nacional, así como el número de sus miembros, es el punto que ha originado mayor polémica. Tras un primer acuerdo para constituir la nueva comisión con nueve miembros, se pasó a discutir las distintas propuestas de composición. De entre las diferentes alternativas presentadas se decidió cubrir seis puestos con independientes y dejar los restantes para los tres partidos que apoyan el sindicato: CDC, PSUC y PSC. Mientras los dos primeros aceptaron el acuerdo y nominaron a su representante, los socialistas decidieron quedarse al margen. "La nueva ejecutiva no tiene programa", afirmó Pere Aiguadé, cabeza visible de los socialistas en el seno de la Unió. Aiguadé señaló que no comprendía "como podrá definirse una acción sindical estando CDC y PSUC en el mismo carro".

Josep Santacana, de CDC, y Josep Maria Gasol, del PSUC, que no olvidan la propuesta inicial de los socialistas reclamando cinco de los nueve puestos de la Comisión, coinciden al señalar que la reacción socialista se debe a la imposibilidad de dominar la organización y de su voluntad de hacer repercutir en todos los ámbitos la gran victoria que obtuvieron en las pasadas elecciones generales. Gasol afirmó que, "ante la posibilidad de ganar las próximas elecciones al Parlament, les molesta la existencia de un sindicato que no pueden dominar".

Estructuras de futuro

Para Aiguadé la decisión de los socialistas se basa en su voluntad de "no renunciar más al necesario debate interno. Decir que hemos abandonado la Unió es antidemocrático". Tras señalar que el sindicato se encuentra en un mal momento, Aiguadé ha manifestado que "existen demasiados militantes socialistas fundadores de la Unió para que eludamos la responsabilidad de contribuir a la recuperación de los principios sobre los que nació la organización y a dotarla de las estructuras de futuro necesarias". Para Santacana la pretendida crisis es inexistente, el debate interno ha existido siempre y lo único que hay es una postura "desacertada y antisindical" de los socialistas.En la sesión de clausura Pep Riera destacó la "necesidad de plantear una oferta de concertación de política agraria para Cataluña con todos los partidos, especialmente con el ganador de las pasadas elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 1984

Más información

  • El III Congreso se clausuró ayer con la aprobación de los nuevos estatutos