Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'quinta del 77'

El palacio del Congreso de los Diputados vivió ayer unos de sus contados días solemnes, tan gratos al presidente de la Cámara, Gregorio Peces-Barba. Engalanado como en las grandes ocasiones, el caserón de la carrera de San Jerónimo experimentó, durante algo más de media hora, la emoción de volver a acoger a algunos de los valores parlamentarios, políticos o intelectuales, presentes en la legislatura de 1977. Así, volvieron ayer al hemiciclo diputados como Dolores Ibárruri Pasionaria, Rafael Alberti -con sus originales atavíos- o los ex senadores reales Camilo José Cela, Jaime Carvajal y Urquijo o Antonio Pedrol Rius.También regresaron tantos otrora poderosos de Unión de Centro Democrático: Fernando Abril, Soledad Becerril, Luis Gámir, Fernando Álvarez de Miranda, Antonio Fontán y muchos más. Volvieron igualmente ex diputados que hoy presiden autonomías, como Jordi Pujol o Jerónimo Albertí, aunque faltó Rafael Escuredo, a causa de una inoportuna niebla que impidió la salida de su avión. Hubo abrazos emocionados, a la antigua.

Sentado en el lugar que hoy ocupa el jefe del grupo mayoritario de la oposición, Manuel Fraga, Adolfo Suárez tenía a su lado a quien fue su sucesor en la presidencia del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, y ambos constituyeron objetivo prioritario de los fotógrafos cuando fueron saludados por Landelino Lavilla, el último presidente del Congreso y último presidente de UCD tras Suárez y Calvo Sotelo.

El actual presidente del Congreso, con el collar propio de su rango al cuello, actuaba como magnífico maestro de ceremonias, y apenas perdió la compostura unos segundos en la ocasión en que el Rey, en un error, le cedió la palabra, cuando en realidad el turno protocolario correspondía a Fernando Álvarez de Miranda, el hombre que presidió el Congreso de los Diputados en las Cortes constituyentes.

No asistieron tres de los padres de la Constitución: Miguel Herrero de Miñón, Emilio Attard y Gabriel Cisneros. No llegó a tiempo Xabier Arzallus del PNV. Desde la tribuna de los invitados vigilaban la sesión el Defensor del Pueblo, el Nuncio papal, el presidente del Tribunal Constitucional y otras autoridades.

Tan sólo un rostro desconocido entre quienes abarrotaban ayer el hemiciclo: el de Salvador Soriano García, propietario de un bar en Murcia y homónimo de un ex diputado centrista. Por error, Soriano recibió el diploma y la invitación que correspondían al ex parlamentario del mismo nombre, y, aunque extrañado, se apresuró a presentarse en la ceremonia. Fue colocado en un escaño preferente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 1983