Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Minoría Vasca pide en el Congreso la supresión gradual de la 'mili' obligatoria

La Minoría Vasca solicitó ayer, en el Congreso de los Diputados, la supresión gradual del servicio militar obligatorio, pretensión que fue rechazada por los dos grupos mayoritarios en la Cámara, el Popular y el Socialista, que previamente han consensuado el proyecto de ley del servicio militar. La petición se basó, entre otras razones, en la necesidad de adoptar criterios más modernos para la organización de la Defensa nacional.

El diputado vasco Jon Gangoiti, que defendió la enmienda a la totalidad del texto del Gobierno, en el que solicitaba la mencionada innovación para el servicio militar español, argumentó razones económicas y técnicas, por un lado, y la tesis de que son más eficaces los ejércitos profesionalizados, como lo demuestra, a su juicio, la práctica de otros países occidentales.Para Jon Gangoiti el proyecto consensuado entre el PSOE y Alianza Popular perpetúa un modelo de Ejército construido desde una concepción tradicio nal de la Defensa, hoy ya supera da, porque, en su opinión, la re volución tecnológica cambia de manera radical la concepción de un Ejército basado sobre todo en el número de efectivos humanos. Esta idea de la Defensa que con templa el proyecto de ley tam bién perjudica a los jóvenes, por qu , e sus familias deben realizar un importante sacrificio eco nómico y también porque tardan más en incorporarse al mundo del trabajo.

"Éste es el momento oportuno para reconsiderar y conseguir una racionalización de todo el sistema", dijo el diputado de la Minoría Vasca, "que bien pudiera concretarse en la supresión gradual del servicio militar obligatorio". Asimismo, Gangoiti calificó el proyecto de ley del Gobierno como "ley de reclutamiento", y resaltó que solamente se contempla la prestación de tareas militares por parte de los soldados. "Brilla por su ausencia", dijo, "el acceso a la educación y a la cultura de reclutas y soldados".

Finalmente, el diputado vasco manifestó que el proyecto del Gobierno no difiere sustancialmente de la ley actualmente vigente, y solicitó que se pudiera prestar el servicio militar en la comunidad autónoma donde residan los mozos; su reducción; la existencia de prórrogas, tanto para quienes contribuyan al sostenimiento de su familia como para los jóvenes que ostentan cargos de representación popular, y la consideración del servicio civil sustitutorio que presten los objetores de conciencia como de la misma dignidad y valor que el servicio militar". La iniciativa de la Minoría Vasca no prosperó, puesto que fue ampliamente derrotada gracias a los votos de socialistas y populares.

Quejas de la oposición

Antes del debate sobre el proyecto de ley del servicio militar, el diputado del Grupo Popular Antonio Trillo lanzó una queja pública desde la tribuna de oradores, ante lo que ellos consideran el rodillo socialista. Trillo lamentó que, desde que se inauguró la presente legislatura, sólo han sido aceptadas 191 enmiendas de las 1.244 que ha presentado su grupo; ninguna de las 14 proposiciones no de ley, y cuatro dé las 17 proposiciones de ley.Este portavoz popular acusó al Gobierno y al Grupo Socialista que lo sustenta de "excesiva arrogancia", de "falta de ética, porque la ética' del sistema deImocrático falla cuando el Gobierno y el grupo parlamentario que le apoya caen en la tentación de prescindir de los cometidos de la oposición".

"Ustedes, señores socialistas" prosiguió, "son más, eso salta a la vista, pero les aseguro que las ilusiones es difícil mantenerlas cuando uno descubre que además de ser más, han decidido ustedes ser más listos, más eficaces, y, a la hora de tomar con consideración nuestras propuestas, más, mucho más rotundos en rechazarlas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1983

Más información

  • El PSOE y el Grupo Popular derrotaron la propuesta