El cine en la pequeña pantalla

'Yol', política y femineidad

Al cine político no sólo se le perdonan los defectos de fabricación sino que, incluso, se le piden. Elio Petri, por ejemplo, cuando rodó La clase obrera va al paraíso con todo el dinero del mundo, se puso la cámara al hombro e imitó la fragilidad de enfoque y cuadro del cineasta clandestino, que rueda una manifestación sin permiso y jugándose el cuello, para acreditar con esta estética los contenidos militantes de su película.En Yol, rodada mientras Yilmaz Güney permanecía en las prisiones turcas, reencontramos un material sin pulir que, a diferencia de los Petri y compañía, no es un guiño oportunista sino un gesto sincero de quien no ha heredado las fórmulas de Hollywood y, en consecuencia, tampoco necesita demostrar que está alejado de las mismas.

Yol es un filme político, sobre la lucha nacionalista kurda, pero Güney tiene la docencia de rehuir la épica maniquea que ensalza a los mártires por el único, aunque trágico hecho del martirio. En ciertos aspectos se aproxima a la película soviética La sal de la Tierra. El discurso político no camufla la crónica cotidiana.

Los contenidos políticos de la lucha están formulariamente verbalizados por los protagonistas, pero sus relaciones matrimoniales o amorosas no entran en los catecismos ideológicos porque no son aparentemente problema político. De ahí la necesidad que tiene Güney de oscilar entre el relato político y la Crónica cotidiana para poder mostrar la sumisión femenina que no pertenece a los problemas políticos de la comunidad masculina y que, por tanto, no está incluida en un discurso que lo problematice.

El relato de cinco reclusos

El relato de cinco reclusos de las prisiones turcas describe un paisaje humano inédito para el espectador occidental. Hay un cierto fatalismo, un cierto concepto de futuro ya escrito que aumenta, todavía más, el dramatismo de su peripecia. Interesante película con un notable componente documental que, visto a través de la pequeña pantalla, resultará mucho más apreciable a un espectador acostumbrado a ofertas informativas cercanas, aunque distintas, a la que presenta Güney.Este filme obtuvo la Palma de Oro del festival de Cannes de 1982, galardón que compartió con Missing. Que el filme de Costa Gavras no haya entrado todavía en el comercio televisivo demuestra la maniobrabilidad de los mercaderes cinematográficos norteamericanos y la fugacidad del mercado para un cine distinto.

Esta tarde, para completar la programación cinematográfica del día, TVE emite Regreso a las minas del Rey Salomón. Se trata de otra secuela de un éxito. De la misma manera que King Kong tuvo un hijo, Harry Quatermain resigue las huellas de su padre por el África negra en busca de las perdidas minas de Salomón. En este filme no están ni Stewart Granger ni Deborah Kerr.

Yol se emite hoy a las 22.50 horas por la primera cadena. Regreso a las minas del rey Salomón se emite hoy a las 16.05 horas por la primera cadena.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS