Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambio en la dirección de los comunistas gallegos

Santiago de Compostela

El abandono parcial de las tesis eurocomunistas como consecuencia del triunfo de los sectores partidarios de un endurecimiento en la línea ideológica y un mayor grado de confrontación con el Gobierno socialista es el resultado más notorio del 5º Congreso del Partido Comunista de Galicia, que ayer concluyó en Santiago, iras cuatro días de debates, con la elección del nuevo secretario general, Julio Pérez de la Fuente, en sustitución del renovador Anxel Guerreiro.Los delegados de las comarcas industriales de Vigo y El Ferrol, que habían propiciado anteriormente el rechazo del informe político presentado por Guerreiro, fueron los actores principales del cambio de rumbo político y estratégico que el congreso ha supuesto para la organización autónoma del PCE en Galicia.

Preocupados por la posibilidad de una escisión, explícitamente descartada por el secretario general saliente, los representantes del sector que han obtenido la mayoría en el nuevo comité central, de 40 miembros, insistieron en reclamar para sí mismos el calificativo de eurocomunistas, aun cuando la minoritaria facción prosoviética esté en claro alineamiento con la dirección elegida.

Julio Pérez de la Fuente, un valenciano de 34 años elegido nuevo secretario general, aseguró que el resultado del congreso anuncia un giro a la izquierda dentro de la estrategia general del partido, que se concretaría en una mayor incidencia de los comunistas gallegos en las organizaciones de base y en una oposición más rotunda a la política de la Xunta de Galicia.

En la práctica, la tesis por la que se ratifica el eurocomunismo como "única vía al socialismo en España" no ha sido enmendada por el sector triunfante, que ha insistido, a cambio, en suavizar las críticas a la Unión Soviética y sustituir el apoyo critico de la anterior dirección al PSOE por "una oposición de izquierdas al actual Gobierno".

"Este congreso, en el que se pretendía llegar a una clarificación de la línea política del partido", ha asegurado posteriormente Guerreiro "ha acabado en absoluta confusión, porque no ha sido presentada ninguna alternativa a la estrategia clara y nítida que se diseñaba en mi informe. Por otra parte, las enmiendas aprobadas representan un cierto retroceso sobre las elaboraciones teóricas eurocomunistas que habíamos desarrollado hasta ahora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 1983