Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso del Movimiento Comunista suprime el cargo de secretario general

El IV Congreso del Movimiento Comunista (MC) -que le clausurará hoy en Barcelona con un acto central en el Palacio de Congresos- modificó la estrategia electoral del partido y acordó la desaparición del cargo de secretario general.Asisten al congreso unos 500 delegados, que representan a casi todas las provincias españolas.

La ponencia que ha despertado, mayor expectación entre los delegados participantes es la que analiza la acción del movimiento revolucionario en el período actual. Las conclusiones finales representan un giro importante en la estrategia desarrollada hasta ahora por el MC en las consultas electorales, y permitirá a las organizaciones territoriales del partido una mayor flexibilidad a la hora de concurrir a los comicios.

La ponencia aprobada en el congreso anterior obligaba, en la práctica, a acudir siempre a todas las elecciones, aunque el partido careciera de infraestructura en la provincia correspondiente, y las previsiones de los resultados a alcanzar fueran negativas.

"A partir de ahora sólo participaremos en las consultas electorales en las que tengamos posibilidades de sacar un resultado digno y no resultados irrisorios", manifestó un portavoz del partido. El Movimiento Comunista está dispuesto a participar en un bloque de izquierda revolucionaria en unas futuras elecciones.

Otros movimientos sociales

La ponencia de estrategia analizó igualmente la incidencia del partido en otros movimientos sociales, como en los movimientos por la paz que existen en España, en las organizaciones feministas, o en el terreno sindical.Los delegados también aprobaron una modificación de los estatutos que suprime el cargo de secretario general del partido, que en la actualidad ostenta Eugenio del Río. La dirección del Movimiento Comunista desde ahora será colegiada.

Otras ponencias aprobadas hacen referencia al feminismo en el partido, los problemas de la transformación revolucionaria, y la lucha por las libertades, nacionales. Los resultados en las ponencias aprobadas reflejan, según muchos delegados, "el alto grado de unificación del partido".

Muchas enmiendas que se debían debatir en el congreso han sido retiradas ya en comisión y al plenario han llegado sólo algunas decenas.

El congreso formuló una dura crítica a la forma en que se ha llevado a cabo la transición política en España, a la política de alianzas de la izquierda parlamentaria desde 1977, y a la política del PSOE y del Gobierno socialista.

Entre las cuestiones pendientes aún de debate por el plenario figura una propuesta del comité federal del partido referida a la independencia del EMK (organización del partido en Euskadi) y sus relaciones con el MC.

Entre las organizaciones invitadas al congreso figuran el Frente Sandinista de Nicaragua, Partido Socialista de Gibraltar, Vanguardia Revolucionaria del Perú, Organización Revolucionaria del Kurdistán, Bloque Socialista de la República Dominicana, MIR de Chile y OLP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 1983