Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 100.000 vascos se manifestaron en Bilbao contra ETA

Más de 100.000 personas recorrieron ayer las calles de Bilbao, en la mayor manifestación popular registrada en el País Vasco en contra del terrorismo de ETA. Al término de la marcha, el lendakari Carlos Garaikoetxea hizo un enérgico y dramático llamamiento a los etarras para que atiendan, "de una vez por todas, la voluntad popular". En el céntrico parque de El Arenal, en presencia de los padres del asesinado capitán de Farmacia, Alberto Martín Barrios, el presidente del Gobierno autónomo vasco agradeció la masiva manifestación de repulsa a la violencia. En un tono enérgico, Garaikoetxea dijo en su discurso que "Euskadi necesita la paz, Euskadi quiere la paz", para proclamar a continuación que la paz debe asentarse en la libertad para defender cualquier idea legítima y en el respeto a la voluntad popular".

La masiva manifestación contra la violencia de ETA se inició a las 12.30 horas, portando una sola bandera, la ikurriña, y una sola pancarta, con el lema "Con el pueblo, contra ETA". En primera fila aparecían, junto a los padres del capitán asesinado, el lendakari Carlos Garaikoetxea, el presidente del Parlamento vasco y el secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSOE), Txiki Benegas.Minutos antes de iniciarse la manifestación hubo unos momentos de tensión, al reprochar los nacionalistas del PNV a los dirigentes socialistas el haber sembrado de octavillas las calles de Bilbao, en las que se hacía referencias de apoyo al Ejército.

Mientras, en Rentería se celebraban a última hora de la tarde, las honras fúnebres por el panadero asesinado en un bar de la localidad guipuzcoana, Cándido Cuña, atentado del que se ha responsabilizado ETAm, la misma organización terrorista que hace cuatro años atentó contra la persona ahora asesinada a sangre fría por dos jóvenes a cara descubierta.

En Madrid, el ministro del Interior, José Barrionuevo, entregó ayer al embajador francés, Pierre Guidoni, una lista de miembros de ETA residentes en el sur del vecino país, con el ruego de que la policía francesa los tenga controlados o, en algunos casos, se interese por su detención, si puede comprobarse su implicación en actividades terroristas. La entrevista Barrionuevo-Guidoni se celebró en el ministerio, y el embajador francés entregó una carta del ministro del Interior galo, Gaston Deferre, en relación con la detención en Hendaya de cuatro policías españoles.

Páginas 17 y 18

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1983

Más información

  • Dramático llamamiento de Garaikoetxea para que cese la violencia terrorista