Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resignación, en el Barcelona

Mientras la policía cargaba contra un grupo de exaltados, para proteger el autocar del Real Madrid, César Luis Menotti, técnico barcelonista, decía que "ya no vale la pena ni recordarlo". El partido había concluido con la,tensión habitual.Después, los tópicos de siempre. Para Menotti "el Madrid no hizo méritos suficientes para alzarse con la victoria". Luego, mucho más sincero, añadía: "No se puede jugar al fútbol a una velocidad de 100 K/h. Mis jugadores actuaron con vehemencia, con dernasiado írnpetu". Para Alfredo Di Stéfano, entrenador madridista "rnis hombres no dejaron jugar al Barcelona y pudieron marcar más goles".

"Hernos cometido imprudencias, que facilitaron el juego del Madrid", justificaba Menotti. El técnico argentino tuvo un recuerdo para Schuster y Maradona: "No hay duda que sin ellos hubiera podido ser, diferente. El Madrid nos llevaba ventaja en jugadores perísantes". "Hoy le tocó a Alfredo. El fútbol es así", fue su resumen.

Y Alfredo Di Stéfano, más locuaz que de costumbre, se picó cuando alguien le preguntó si había salvado su cabeza: "A mi no me cuestiona nadie en la directiva, sólo en los papeles".

Josep LluísNúñez, presidente del Barça, y Luis de Carlos, presidente del Real Madrid, te, nían la misma teoría. "No se lia perdido nada. La competición es muy larga", aseguraba Náñez. "Cuando se gana las cosas se ven de otra fórma", sentenciaba De Carlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1983