Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La región madrileña ya dispone de himno, escudo y bandera

La Comunidad de Madrid ya dispone de símbolos propios, aunque no tendrán carácter oficial hasta que la asamblea legislativa vote favorablemente su adopción, mediante una ley, de acuerdo con lo que establece el artículo 49 del Estatuto de Autonomía. Se trata de la bandera de la región, el escudo y el himno. Para este último, el filólogo y poeta Agustín García Calvo ha escrito la letra, y Pablo Sorozábal Serrano ha compuesto la música, por encargo personal en ambos casos del presidente de la Comunidad de Madrid; Joaquín Leguina.La enseña regional es de color rojo, con siete estrellas blancas de cinco puntas, ordenadas en dos hileras, que proceden del escudo de la capital. En cuanto al escudo regional, lo componen dos castillos de color amarillo, con fondo rojo, sobre los cuales se reproducen las siete estrellas de la bandera. Encima, aparece, en amarillo, la corona real.

El texto de las tres estrofas del himno madrileño, compuesto por Agustín García Calvo, es el siguiente:

"Yo estaba en el medio: / giraban las otras en corro, / y yo era el centro. / Ya el corro se rompe, / ya se hacen Estado los pueblos, / y aquí, de vacío, girando / sola me quedo. / Cada cual quiere ser cada una: /no voy a ser menos. / ¡Madrid, uno, libre, redondo, / autónomo, entero! /Mire el sujeto / las vueltas que da el mundo / para estarse quieto".

"Yo tengo mi cuerpo: / un triángulo roto en el mapa / por ley o decreto, / entre Ávila y Guadalajara, / Segovia y Toledo: / provincia de toda provincia, / flor del desierto. Somosierra me guarda del Norte y Guadarrama con Gredos; / Jarama y Henares al Tajo / se llevan el resto. /Y a costa de esto, yo soy el Ente Autónomo Último, el puro y sincero. / ¡Viva mi dueño, / que, sólo por ser algo, / soy madrileño!"

"Y en medio del medio, / capital de la esencia y potencia, / garajes, museos, / estadios, semáforos, bancos, / y vivan los muertos: / ¡Madrid, Metropol, ideal / del Dios del Progreso! / Lo que pasa por ahí, todo pasa / en mí, y por eso, / funcionarios en mí, y proletarios, / y números, almas y masas / caen por su peso; / y yo soy todos y nadie, /político ensueño. / Y ése es mi anhelo, /que por algo se dice: /'De Madrid, al cielo'".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de octubre de 1983