Cartas al director
i

La adminstración de la SGAE

En varias ocasiones he rnolestado su atención para, en uso del derecho a la libertad de expresión, exponerle los problemas que la actual dictadura imperante en la Sociedad de Autores ha ocasiondo a muchos socios, no sólo a los discriminados inconstitucionalmente a partir del 31 de mayo de 1977, por no estar conformes con la pésima administración llevada a cabo, sino a otros cientos de autores de pleno derecho a los que se impide -respaldándose en unos ilegales estatutos conseguidos con la ayuda del ex ministro Cabanillas- comprobar exhaustivamente los datos sobre ingresos, gastos, gestiones, etcétera.Es verdaderamente vergonzosa -aunque más bien podría decirse inmoral y fraudulenta- una administración que en varias formas, más o menos encubiertas, descuenta a sus administrados sobre un 80% de sus derechos autorales, y no conforme con ello organiza premios y festejos con el dinero de sus socios, y además se adjudican prebendas, dietas, viajes, comisiones, etcétera, sin olvidar los jugosos extratipos bancarios que todos sabemos se han venido dando por ciertos bancos, precisamente en los que, sin estar autorizados, depositan una masa de dinero que debe estar en permanente disposición de reparto y nunca en plazos fijos. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de agosto de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50