Joven gitano, muerto por disparos de la policía en la persecución de una furgoneta robada

Un joven de raza gitana, José Bruno Vargas, de 21 años, murió en la madrugada de ayer al resultar alcanzado por un disparo que efectuó un agente de la Policía Nacional en el transcurso de una persecución en la carretera de Rivas del Jarama, cuando circulaba en compañía de tres amigos en una furgoneta Ebro, matrícula M-8184-CR, que habían robado pocos minutos antes en el barrio madrileño de Vicálvaro, según fuentes policiales. José Bruno, residía en un poblado de chabolas cercano a la avenida de Guadalajara, entre Vicálvaro y San Blas.

José Bruno estaba casado y era padre de tres hijos de seis, dos y un año de edad, respectivamente. Se dedicaba a la venta ambulante de fruta, y tenía pendiente una orden de busca y captura por robos en domicilios, informó la policía.A las 3.15 de la madrugada, la dotación de un automóvil zeta que patrullaba por la carretera de Coslada a Vicálvaro consideró sospechosa la actitud de los ocupantes de una furgoneta que se desvió por un camino lateral. Cuando la policía le dio el alto para identificar a las personas que viajaban en su interior, los ocupantes de la furgoneta emprendieron la fuga y lanzaron el vehículo campo a través. En el curso de la persecución, la furgoneta regresó a la carretera, donde el automóvil policial le cortó el paso. La furgoneta, siempre según la versión oficial, arremetió contra el vehículo de los agentes y continuó su huida.

Otra dotación de la policía que había acudido al escenario de los hechos, se colocó a la altura de la Ebro, momento que aprovechó el conductor de la furgoneta para dar un giro brusco y arrojar a la cuneta el coche-patrulla. Los agentes efectuaron en ese momento varios disparos, algunos de los cuales alcanzaron las ruedas traseras de la furgoneta, que quedó detenida.

Cuatro horas en la sala de operaciones

La policía advirtió entonces que José Bruno había sido alcanzado por uno de los proyectiles y estaba herido. Fue trasladado al hospital Provincial de Madrid, donde ingresó aún con vida a las 3.30. de la madrugada. Allí, los médicos de guardia pudieron comprobar que la bala había penetrado por el costado izquierdo, y, tras rebotar en la columna vertebral, hizo un movimiento de zigzag y salió por el costado derecho, La bala alcanzó el vientre, el bazo, un riñón, un pulmón y el diafragma, según fuentes médicas del hospital.José Bruno fue sometido a una delicada intervención quirúrgica, que se prolongó durante cuatro horas. A pesar de que la operación se desarrollaba con éxito, cuando estaba a punto de finalizar, en torno a las 7.30 de la mañana, el herido falleció.

Los otros ocupantes del vehículo robado, E. F. J., de 26 años, y los menores F. F. J., y J. N. B., ambos de 15 años, quedaron detenidos en la comisaría de San Blas, donde se han abierto diligencias. Ninguno de los tres poseía antecedentes. Al parecer, ni ellos ni el fallecido portaban armas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de agosto de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50