El Real Madrid ganó el torneo de Palma en la prórroga

El sueño mallorquín tropezó anoche con la mala suerte. Se sabe que en el fútbol no siempre hay justicia y anoche, en un Luis Sitjar, peligrosamente abarrotado, el Mallorca mereció más que nadie conquistar el trofeo Ciudad de Palma. KoIdo Aguirre, que ya le amargó el título liguero a Alfredo Di Stéfano en el último partido de la pasada Liga en el banquillo del Valencia, planetó el partido de forma magistral y mereció, sin ningún tipo de dudas, ser el triunfador.Di Stéfano jugó sólo con Juanito y Santillana en punta. KoIdo no quiso desperdiciar defensas y adelantó a Zuviría al centro del campo, donde torito anuló a Lozano sin dejar tocarle balón y contribuyó con Delgado a lanzar la ofensiva isleña. Estella por la derecha y Martínez por la izquierda retrasaron ligeramente su posición, con el fin de lanzar largos desplazamientos para Barrera y Verón que fueron los puntas. En este esquema mallorquín solo falló Armstrong, que ayer realizó una nula labor de semipunta.

Este esquema mereció ganar el partido porque construyó siete ocasiones clarísimas de gol, al margen dé los dos tantos. Mientras, el Madrid volvió a ser inoperante, abusando del pase horizontal, la pared y el individualismo. Juanito estuvo totalmente Anulado por Izquierdo durante todo el partido y los demás no supieron crear ocasiones de gol para Santillana.

El Madrid consiguió el triunfo porque supo aprovechar los fallos locales y mantenerse con la cabeza fría ante las innumerables ocasiones de gol del Mallorca. Santillana abrió el marcador gracias a un despeje fallido de Sàbido; Del Bosque logró el segundo tanto en una jugada de habilidad y de gran fortuna, e Isidro marcó el gol del triunfo después de que Zubeldía no supiera retener un disparo de San José. A esas tres ocasiones únicamente hay que añadir dos oportunidades más, en los minutos 31 y 42 de Bernardo y Metgod, que dispararon cuando estaban solos ante Zubeldía.

Mientras tanto, el Mallorca empezaba su rosario de ocasiones en el minuto 19 y lo terminaba en el 82. La primera fue un penalti no señalado a Barrera, la segunda fue un disparo al poste de Delgado (36), la tercera un paradón de Garcia Remón -el gran protagonista del partido- a disparo de Verón; el meta blanco tuvo que tirarse desesperadamente a los pies de Armstrong (57) y detuvo, con el público levantado ya de sus asientos, dos tiros más de Delgado (77 y 79) y volvió a jugarse el físico ante Barrera cuando faltaban 8 minutos.

El Madrid pudo volver a ser subcampeón aquí en Palma. El Mallorca, que ha jugado 2 10 minutos seguidos, fue más equipo, creó más ocasiones y demostró que tiene madera para resistir en la división de los grandes.

En el partido para el tercer puesto, el Brighton se impuso al Vasas de Budapest por 3-2. Por otro lado, en el primer encuentro del trofeo Colombino, el Betis venció al América de Río, por 21. El Southampton se adjudicó el Ciudad de Vigo. Empató a un gol con el Celta de Vigo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS