Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La televisión clandestina Onda Blúmini inauguró sus emisiones desde Mallorca

Palma de Mallorca

Onda Blúmini comenzó a emitir programas de televisión, en una pantalla gigante, a partir de las 12 de la medianoche de ayer viernes, desde "los lomos de un perro, desde un globo a 300 metros de altura", o desde cualquier otro lugar clandestino, en la zona del Puerto de Andraitx (Mallorca), según sus promotores Jimmy Giménez Arnau, Jorge Bascones y Carmelo Lacaci. Horas antes fue inaugurada esta emisora privada en un restaurante de la localidad.

Onda Blúmini viene "a apoyar la librevisión, a seguir la lucha en favor de la libertad de ondas, como ya intentaron hacer antes la televisiones dependientes de Cardedeu, Coria, Alaró, Lloret, etcétera" dicen los organizadores de este segundo intento mallorquín de hacer televisión privada que, según fuentes del centro regional de TVE en Baleares, "está promovido por las cadenas nacionales para montar una campaña que presione al Gobierno socialista"."Lo que quieren es estar contínuamente en el primer plano de la actualidad, para que la televisión privada sea motivo de preocupación para el Gobierno. Ahora abren una emisora clandestina aquí, luego otra en Zamora, o en cualquier parte, y así están en boca de la opinión pública", explican las mismas fuentes.

El Gobierno Civil de Baleares no ha hecho pública ninguna disposición contra las emisiones que ayer comenzó a difundir Onda Blúmini, a pesar de que ha sido numerosa la publicidad en un periódico local (última hora) vinculado a través de las dos emisoras de FM que poseen a la cadena nacional Antena-3.

Desde hace un mes, Jimmy Giménez Arnau y los encapuchados de Onda Blúmini -que se han fotografiado así para dar más aspecto de clandestinidad a su emisora-, han reiterado públicamente que ayer viernes era el día de la inauguración, aunque los desconocidos promotores de la idea se han cuidado de no anunciar su domicilio, asegurando que "estamos aquí sin política y sin odio, con verano y buen humor. Vamos a lanzar nuestros programas desde el límite de las doce millas marinas, desde un globo a 300 metros de altura, desde un aparato emisor en el lomo de un perro adiestrado".

Un restaurante de Andraitx acogía antes de la inauguración de las emisiones a buen número de partidarios de la idea-montaje de Jimmy Gíménez Arnau. La relación de invitados incluía a Sara Montiel, Vicente Parra, los propios hombres blúmini. Algunos comentaban el posible "pacto aceptado por el Gobierno Civil de Baleares para permitirles emitir durante un par de días y luego cerrar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 1983