Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se alinea con los países ricos en favor de la hegemonía económica occidental

Jan Pronk, secretario general adjunto de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) y ex ministro socialista holandés de Cooperación, opinaba ayer que la declaración de Belgrado, que podría ver la luz hoy con 24 horas de retraso tras una reñida batalla entre ricos y pobres del planeta, será probablemente bastante vacía. "Esta UNCTAD es una conferencia sobre el futuro de la UNCTAD como foro de decisión, no de charlas", declaró Pronk. Los 24 países desarrollados, España entre ellos, se han alineado tras la vanguardia estadounidense, en defensa de la hegemonía económica occidental sobre las instituciones financieras multilaterales, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.Si los 126 países en desarrollo no obtienen una declaración de Belgrado que recoja parte sustancial de su plataforma de Buenos Aires de hace tres meses están dispuestos a confeccionar una declaración paralela de reservas.

Pero difícil es saber qué hay de verdad y qué de bluf en los pasillos del centro Sava, donde una cosa es cierta, Estados Unidos es el campeón de la sinceridad, una sinceridad que está levantando ampollas entre los delegados de esa mayoría de la humanidad que es el Tercer Mundo.

Francia intentaba recuperar imagen tercermundista ayer a través de Edgard Pisani, comisario de la CEE sobre Asuntos del Desarrollo, que declaró que hay que comprender a la Comunidad, dado que el estado en que le ha dejado la crisis no le permite acercarse más al mundo en desarrollo por ahora.

El único intento español de recuperación de imagen que ha trascendido en la conferencia a través del órgano Take 6 fue la declaración hecha en Nueva York por Felipe González respecto a que la ayuda española a los países en desarrollo es "impresentable", del 0,13% de su producto nacional bruto. Jan Pronk, segundo hombre de la UNCTAD, elogió dicha promesa.

La UNCTAD, paralizada

Ayer, la noche sorprendió a la UNCTAD tan paralizada en lo esencial como hace 10 días, con la paradoja de que una conferencia sobre comercio y desarrollo casi no ha producido nada sobre ambos temas en cuanto a concesiones proteccionistas al Tercer Mundo, urgencia del incremento de la ayuda y alivio de la deuda exterior.

Pero un antiguo cargo histórico de la UNCTAD, el ministro griego de Finanzas del Gabinete de Papandreu, Gerasimos Arsenis, tomará hoy la alternativa del conde Lambsdorff, el alemán que hasta la fecha ha sido el portavoz de la Europa occidental en esta UNCTAD. Con las 12 campanadas de ayer, Atenas pasaba a ser la capital de la CEE por seis meses.

Ayer por la noche faltaba todavía mucho, casi todo, por hacenr en los paquetes de finanzas y de comercio. Altos cargos de la UNCTAD declararon en Belgrado que la marejada de descontento tercermundista con el viejo orden económico internacional podría llegar hasta el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que podrían acceder a retocar sus decisiones en los próximos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 1983