Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Comité Olímpico Español, sin un contenido funcional y económico

El Comité Olímpico Español (COE) celebró ayer en Madrid su asamblea general ordinaria. Este organismo sigue sin encontrar un contenido funcional y económico que le permita independizarse del Consejo Superior de Deportes. Hasta que no se examinen propuestas concretas, el COE seguirá funcionando como oficina burocrática para el envío de deportistas a los Juegos Olímpicos y Mediterráneos. Los criterios de selección quedaron fijados en la reunión de ayer.Romà Cuyàs, presidente del COE, recordó ayer a la asamblea que hay que encontrar un contenido funcional al Comité, que debe tener objetivos, funciones, estructura y recursos propios. También transmitió a la asamblea la petición cursada por Guinea Ecuatorial para recibir asesoramiento en la creación de un comité olímpico. Esta petición fue aprobada, así como la procedente de los ayuntamientos de Barcelona y Granada para que el COE designe unos representantes que avalen estas candidaturas a los Juegos Olímpicos de 1992. Miguel Company -presidente de la Federación Española de Vela- y Alfonso de Borbón -de la de Deportes de Invierno- fueron elegidos representantes de Barcelona y Granada.

El presupuesto de 1982 fue aprobado con el voto en contra de Francisco García -presidente de la Federación Española de Motonáutica- y la abstención de Luis Báguena -de la de Judo-. También fue aprobado el presupuesto de 1983; el ordinario será de 38 millones de pesetas y el de los Juegos Mediterráneos, de 28, a los que acudirán 200 deportistas.

Actividades turísticas

En el debate sobre el presupuesto de este año se sugirió que el capítulo de gastos de actividades -que asciende a 4.625.000 pesetas- pasara a llamarse de actividades turísticas. El año pasado se invirtieron en un entrenador de esquí, en las becas de asistencia a la Academia Olímpica, en el viaje realizado a Madrid por la directora del COI -se la hizo un obsequio de 15.000 pesetas- y en la estancia de varios miembros del COI en España durante el Mundial-82. Romá Cuyás calificó la propuesta como "jocosa, pero correcta en el fondo porque cabe exigirnos la misma austeridad que pedimos a las federaciones, aunque sin olvidar las obligaciones que, en materia de atenciones, tiene que afrontar el COE".En cuanto a los gastos de promoción y sostenimiento de acciones de ámbito internacional (con el epígrafe de los tres millones que recibe Juan Antonio Samaranch en concepto de viajes que ya tiene pagados como presidente del COI), se mantiene "por lo mucho que aporta Samaranch desde su puesto". Sin embargo, éste hizo llegar a la asamblea una carta en la que comunicaba su autonización a que esta partida personal pasara a formar parte del presupuesto general. Su destino será la preparación de deportistas de alta competición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 1983