Carl Lewis, campeón de EE UU de 100 y 200 metros y salto de longitud

Lewis rompió en Indianápolis todos los pronósticos

Carl Lewis, 22 años, segunda mejor marca del mundo en 100 metros, en 200 y en salto de longitud. Al nivel del mar es el mejor de todos los tiempos. El único en 97 años que ha conseguido tres títulos en unos campeonatos de Estados Unidos, que finalizaron el domingo en Indianápolis. Lewis no ostenta todavía ningún récord mundial, no tiene prisa, y tampoco le interesa el dinero. Lo único que le gusta es competir. Para después de los Juegos Olímpicos de Los Angeles lo hará también en 110 vallas y 400 metros. En Indianápolis rompió todos los pronósticos.

El americano Carl Lewis se ha convertido en el hombre más rápido del mundo y el que salta más lejos al nivel del mar, tras los campeonatos de atletismo de los Estados Unidos que terminaron en la madrugada del lunes en Indianápolis. Por tercera vez consecutiva obtuvo los títulos de campeón americano en 100 metros y longitud, y por primera vez en 200. El único atleta que consiguió tres título en estos campeonatos fue Malcolm Ford, en 1885 y 1886, en las mismas pruebas.En 200 consiguió la segunda mejor marca de todos los tiempos (19.75), tres centésimas de segundo más que el récord del mundo de Pietro Mennea (19.72) establecido en 1979 en México (en una altitud superior a los 2.400 metros). Lewis dominó la prueba de 200 metros de principio a fin, y se dejó llevar 10 metros antes de la meta. "Me sentía muy fatigado. No participaré en el encuentro EE UU-RDA más que en el relevo 4 x 100. Si he levantado la mano cerca de la línea de llegada fue para relajarme, sentía llegar la fatiga".

Lewis ya era el más rápido del mundo a nivel del mar con su marca de 9.96 a una centésima del récord de Jimmy Hines, establecida en 1968 en México. Dos horas antes de la prueba de 200, Carl Lewis había igualmente mejorado su mejor actuación en longitud, con un salto de 8,79, la segunda mejor marca de todos los tiempos., detrás del récord del mundo de Beamon (8,90 en México68).

"En el salto de longitud quería dar lo mejor de mí mismo en el primer salto. Sin duda sacrifiqué el récord del mundo, para conseguir los tres títulos. Pensaba correr en menos de 20 segundos los 200 metros, pero he corrido en 19.75, que es muy diferente a unos 19.99". Lewis aseguró su primer salto y entonces planeó volver al hotel para descansar dos horas, antes de correr los 200 metros.

Era un día caluroso y húmedo, y sólo la mitad de los 10.637 espectadores había llegado al estadio cuando efectuó su primer salto. Entonces, Lewis pensó en saltar otra vez, en atención a los espectadores que no le habían visto. Su marca fue de 8,71. En el primer intento, Lewis tenía un viento favorable casi límite con lo permitido, entre 1,89 y 2.

El que fue, hasta que apareció Lewis, la segunda marca de todos los tiempos, Larry Myricks, fue cuarto en salto de longitud con la pequeñez de 8,35, y no participará en los campeonatos del mundo de Helsinkí, ya que sólo se clasifican los tres primeros; en cambio, sí participará en 200, pues fue segundo en esta prueba con 20.03.

Los campeonatos norteamericanos no se redujeron a Lewis, hubo más sopresas, como la eliminacion de Myricks en longitud. Edwin Moses casi pasó inadvertido por el público ante el delirio Lewis. Pero Moses realizó la mejor marca del año en 400 vallas, con un tiempo de 47.84. Es su 75 victoria consecutiva. Desde 1976 nadie le ha ganado.

"No me Importa el dinero"

Carl Lewis corre para ganar pruebas ("el dinero no me importa"), pero el hombre más rápido del mundo al nivel del mar no tiene prisa para obtener los récords. "Yo sé que puedo hacer en cualquier momento 9 metros en longitud y menos de 9.95 en los 100 metros. Vale con que las condiciones sean favorables, pero yo estoy apasionado por el ambiente de las competiciones, por la alegría de ganar sin importarme conseguir una marca extraordinaria, aunque si llegan yo estaré contento".Lo que le interesa a Lewis es mejorar, sea cual sea su nivel. Él ha trabajado mucho en mejorar su punto débil, la salida, para estar regularmente alrededor de los 10 segundos en los 100 metros. "Pero en esta especialidad, el azar juega un papel importante".

Quizás por ello, Carl Lewis, a sus 22 años, no pretende seguir su carrera de sprinter después de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. "Cuando yo haya conseguido mis objetivos, cuando sienta que ya no puedo progresar más, intentaré hacer otra cosa. Por ejemplo, podría intentar los 110 metros vallas o los 400". Y para demostrar que no habla en broma puntualiza que en edad escolar hizo 14 segundos en 110 vallas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS