GENTE

William Kelly,

un mendigo inglés de 68 años, se enteró el pasado martes por televisión de que había heredado 14 millones de pesetas, legados por una hermana que tenía en América. Un detective privado norteamericano buscó sin éxito a Kelly, cuyo rastro se perdió hace 13 años, cuando aún vivía bajo los puentes. Ahora, estaba internado en un hospital psiquiátrico de Londres y allí fue donde, a través de las informaciones regionales de una cadena de televisión privada británica, se enteró de la noticia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS