Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES MUNICIPALESCOMUNIDAD VALENCIANA

Casi todos los municipios importantes, en poder M PSOE

El PSOE ha confirmado la hegemonía en los municipios valencianos, conseguida ya en las elecciones de 1979, y ha ampliado su presencia en los ayuntamientos de las tres provincias de la Comunidad en detrimento del PCE, que ha retrocedido en los comicios del domingo último, y como consecuencia del travase de una parte del antiguo electorado de UCD.La expectativa creada por los resultados electorales en Sagunto, donde la imagen del partido socialista se había deteriorado por la crisis de Altos Hornos del Mediterráneo, se despejó con el ligero aumento de votos del PSOE, en relación a las municipales de 1979, y la reducción de las cotas de poder municipal que ocupaba anteriormente el PCPVPCE. La representación comunista de ocho concejales ha descendido a cinco, en beneficio de los nacionalistas de Unitat del Poble Valenciá y de candidaturas independientes que han recogido la diferencia. Las muestras de disconformidad contra el socialista Joan Lerma no se han traducido por tanto electoralmente en contra de su partido. Entre los concejales socialistas elegidos se incluye Manuel Girona que podría repetir en la presidencia de la Diputación de Valencia, cuando se constituya esta corporación. El municipio saguntino ha dado sólo cuatro concejales a la Coalición Popular.

Valencia ha reforzado ostensiblemente el voto socialista, que consigue ampliamente la mayoría absoluta a cambio de restar voto a los comunistas. El PSOE tiene en el primer municipio de la provincia cinco concejales más que en 1979, mientras la Coalición Popular se erige en oposición con trece concejales, el mismo número de que disponía UCD. Todo ello ha significado reducir la representación del PCE, de seis a dos concejales. El PSOE no necesitará, como en 1979, firmar acuerdos con el PCE para gobernar la tercera capital de España.

El PSOE incrementa el número de ayuntamientos donde el alcalde le pertenecerá. Gandía, antes con alcalde centrista, tiene alcalde socialista que necesitará del apoyo del PCE, y UPV para gobernar, por no tener la mayoría absoluta de votos. Mientras, el PCE mantiene la alcaldía de Sagunto con incremento incluso de sus Yo tos a costa de los socialistas, y pierde la de Alacuás, en el cinturón industrial de la capital, que pasa al PSOE. a Coalición Popular se constituye en la mayoría de municipios en segunda fuerza electoral, salvo en Almusafes que obtiene tres concejales más que el PSOE.

En Alicante el PSOE ha conseguido la total hegemonía en las poblaciones más importantes de la provincia y en multitud de municipios medios, y ha incrementado notablemente su presencia en aquellas ciudadas donde ya ostentaba la alcaldía, como Alicante, Elche, Elda, Alcoy o Villena-

Dato sobresaliente de estos resultados es la desaparición total del Partido Comunista de España en el ayuntamiento de la capital, cuando desde 1979 ocupaban cuatro concejalías. Sorprende asímismo el aumento de los socialistas en Orihuela, cabecera de la comarca de la Vega baja y tradiconá feudo de la derecha.

Las elecciones municipales se han caracterizado en Castellón por el mantenimiento del alto índice de participación (75,5%), que se ha reducido en dos puntos en las elecciones autonómicas. En cuanto a los resultados, han sido bastante sorprendentes, aunque no inesperados, por lo que respecta a la capital. Ni los más optimistas, entre los mismos socialistas, pensaban obtener una mayoría tan aplastante, que llega a los dos tercios de la corporación. Los nacionalistas de EIC-UPV se quedarán con un concejal de los dos que tenían y el PCE se queda sin representación municipal en la capital.

No obstante, los comunistas mantienen su primacía en Vall d'Uixó, único pueblo, hasta ahora, con alcalde del PCE. El PSOE ganó en Burriana y Vila-Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 1983