Bo Derek, actriz en 'Bolero'

La sombra bella que pasea por la ciudad de Sevilla

Junto con los actores Fabio Testi y Ana García Obregón, Bo Derek rueda en Sevilla desde hace varias semanas la película 'Bolero', producida y dirigida por su marido John Derek. Se trata de una historia de amor, ambientada en la Andalucía de los años veinte, entre un rejoneador y una rica turista americana. Un enviado especial de este periódico estuvo recientemente en Sevilla. Se la ha visto pasear de mañana por el jardín de Los Alcázares, cenar en el restaurante francés de moda La barraca, bailar en la discoteca El Coto, tomar un taxi junto a la Giralda, recorrer la calle Sierpes o chatear en el barrio de Santa Cruz. Durante los meses que lleva en Sevilla preparando con su marido, el director de cine John Derek, y los actores Fabio Testi y Ana García Obregón, la superproducción Bolero, ha sido como una sombra bella que recorre la ciudad, disfrazada de turista anónima, descubriendo los rincones de Triana con perfume a fino y admirando fugazmente el Archivo de Indias o la Plaza Nueva.Empleados del hotel Alfonso XIII, cuartel general de los Derek, que la ven cruzar a diario su fastuoso patio central, camino de campo, han tenido tiempo suficiente ya para decidir que la visión esta mujer 10 se ha producido en la realidad y no es un sueño. Vestída con tejanos y ropas deportivas no terminan de ponerse de acuerdo aquellos sobre los centímetro que la conceden por encima del metro sesenta, a pesar de haberlo discutido ya cien veces.

Amable con los periodistas, no por ello dejar de practicar de manera admirable el consejo de John de no conceder entrevista hasta que concluya el rodaje, pero es extraordinariamente agresiva con los fotógrafos. No permite fotos y el entorno que la envuelve argumenta que se pretende salvaguardar la mística cinematográfica de quien en realidad es Mary Cathleen Collins nacida en Long Beach, California (Estados Unidos) el 20 de noviembre de 1956 y descubierta para el celuloide en And once upon a time, cuando acababa de cumplir los dieciocho, por quien hoy es su marido.

Bo es en Bolero una turista americana de los años veinte que recala en Andalucía atraída por el mundo de los toros. Conoce a una gitana (Ana García Obregón), adjudicada como novia desde pequeña a un rejoneador (Fabio Testi). La americana acaba enamorando y enamorándose del torero e incluso pretende llegar a ser rejoneadora. Tópico puro. Para la realización de esta película (con exteriores también en Inglaterra, Cantabria y Madrid) el equipo dirigido por John Derek estuvo durante semanas localizando escenario adecuados al tiempo en que se sitúa la acción y reclutando extras entre toreros, rejoneadores y taurinos en general. Lo más difícil fue encontrar los cortijos adecuados. Los Derek recorrieron más de cincuenta en el curso de las primeras semanas. También ha costado encontrar un vestuario propio de la época.

Alumna aventajada de los Peralta

El empeño de Bo, que entre otras escenas de la película tiene que rejonear a una pequeña becerra, en no se doblada se solucionó a base de recibir lecciones de los hermanos Peralta, por otra parte asesores permanentes de la película. Para Angel Peralta, la Dereck es una excelente alumna, "yo creo que venía algo enseñada ya, porque ha aprendido enseguida; tiene dotes para montar a caballo. Es lo que yo llamaría una alumna aventajada".Al rejoneador Fabio Testi, que tiene que enfrentase a una corrida de toros de verdad en la plaza de Ronda (las escenas aún no se han rodado) le doblarán a la hora de las suertes los Peralta o gente de su entorno. Hasta ahora se ha rodado, entre otros escenarios, en las bodegas de los Terry en el Puerto de Santa María y en el cortijo de los Peralta. Precisamente el miércoles, día 4, en la placita de tienta de la finca, en Puebla del Río (Sevilla) el equipo hubo de suspender el rodaje, con Bo vestida de rejoneadora, después de varias horas de esperar pacientemente que el cielo había amanecido encapotado esa mañana se despejara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de mayo de 1983.