Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vuelta Ciclista a España

Hinault ganó la contra reloj, pero Gorospe se puso de líder

Julián Gorospe, joven corredor vizcaino de 23 años, la gran promesa del ciclismo español, es el nuevo líder de la Vuelta a España tras realizar ayer una sensacional contra reloj en un circuito de veintidós kuómetros en Valladolid. Gorospe sólo perdió diez segundos en relación con Bernard Hinault, el francés que tras varios escarceos en los últimos días, e incluso en el primer sector en línea de ayer, logró, por fin, su primera victoria en la actual edición de la Vuelta.

MÁS INFORMACIÓN

El máximo interés de la etapa de ayer, disputada en dos sectores, el primero en línea desde León a Valladolid, con 134 kilómetros de recorrido, y el segundo, ya en la ciudad vallisoletana sobre un circuito de veintidós completamente llano, se centró en este último. A falta de cuatro etapas para que concluya la Vuelta, la ventaja que aún mantiene Julián Gorospe en la general sobre Hinault (un minuto y seis segundos), puede resultar importante.Bemard Hinault ha recuperado casi toda su pujanza estos últimos días. Quienes le conocen a fondo afirman que está rabioso. Para el gran monstruo del ciclismo mundial de los últimos años, la batalla que le están planteando los corredores españoles ha resultado una desagradable sorpresa. La puntilla fue su fracaso en la anterior contra reloj, en aquellos 35 kilómetros de subida al balneario de Panticosa, donde por vez primera en mucho tiempo fue superado en toda línea. El francés no quiso dejar escapar su oportunidad en la contra reloj de ayer, sobre un circuito completamente llano, mucho más asequible a sus magníficas condiciones que el de la dificil subida a Panticosa. Hinault fue de menos a más en su recorrido, y afianzó su victoria en la segunda mitad del mismo. Pese a su fuerte ritmo, sin embargo, sólo pudo obtener diez segundos menos que Julián Gorospe.

El corredor del Reynolds confirmó, una vez más, sus extraordinarias dotes de contrarrelojista. Perder diez segundos en veintidós kilómetros ante Hinault, a sus 23 años, es todo un aval. Incluso Gorospe llegó a realizar el mejor tiempo parcial en la primera mitad del trazado, concretamente un segundo menos que el gran corredor francés. Fue realmente impresionante la forma en que encaró los últimos 250 metros, de pie, e imprimiendo un fortísimo tren en esos metros finales.

Los otros tres corredores españoles directamente implicados en la lucha por el triunfo final corrieron suerte desigual. El inesperado líder de la etapa de León, Álvaro Pino, se defendió con una enterez a y dignidad elogiable. Fue sexto en la contra reloj, y perdió sólo un ininuto y quince segundos en relación a Hinault. Alberto Fernández, por contra, ha perdido parte de la gran confianza en sí mismo que ha evidenciado durante toda la Vuelta.

Alberto, que ya tuvo dificultades en la terrible subida a los Lagos de Enol, donde necesitó la ayuda de su compañero de equipo, Pedro Muñoz, no se encontró tampoco en perfectas condiciones en el primer sector de ayer ante los ataques de Hinault en los últimos kilómetros, y estuvo tenso y nervioso durante todo el día. Fue séptimo, sorprendentemente tras Pino, y perdió 1.24 en relación a Hinault. En su descargo hay que señalar que ha cogido en los últimos días un principio de bronquitis, que le hace toser y que le impidió concentrarse y dormir, como sería de desear, la noche anterior. En cuanto a Marino Lejarreta no tuvo su día. Ciertamente las condiciones sin ninguna dificultad orográfica de la contra reloj no eran las más adecuadas a sus posibilidades, pero en cualquier caso perdió más tiempo que el que se esperaba ante Hinault, exactamente 1.51, y ocupó la undécima posición.

El primer sector en línea de la mañana no tuvo apenas nada destacable, salvo los escarceos del equipo de Hinault, y de este mismo en los últimos diez kilómetros. El francés intentó arañar nuevamente algunos segundos a los corredores españoles, y saltó con fuerza cuando restaban diez kilómetros para llegar a Valladolid. Esta vez todos los equipos españoles estuvieron atentos y no permitieron la fuga del francés. Pero su equipo, el Renault, siguió intentándolo, y al final le acompañó e éxito. Dos de sus hombres, Paseal Poisson, y el norteamericano Greg Lemond, lograron en los últimos cuatro kilómetros una pequeña brecha que supieron mantener hasta la línea de llegada, en donde se impuso Poisson.

El pelotón, comandado por el italiano Giuseppe Saronni, con Hinault quinto, llegó a veintitrés segundos. Los corredores llegaron con casi una hora de retraso sobre el horario previsto.

En cuanto al descontrol en las líneas de meta rebasa ya todas las previsiones imaginables. En Valladolid se volvió a las andadas. Algunas personas, entre ellas los responsables del orden, parecen preocupadas únicamente, entre otros aspectos, de que los periodistas se mantengan alejados de la línea de meta, cuando el problema no es ese, sino los numerosos ciudadanos que se situan estratégicamente para ver a los corredores, saltándose las escasas vallas protectoras, y sobre todo para salir en televisión, comenzando así la posterior avalancha que nadie parece capaz de controlar adecuadamente.

Julián Gorospe, el nuevo líder, se ha convertido así en el español con más posibilidades de coronar lo que sería la hazaña de batir a Hinault. Nació el 22 de marzo de 1960 en Mañaria (Vizcaya), es soltero, mide 1,75, pesa 73 kilos, y da sesenta pulsaciones en reposo.

Debutó como juvenil en el año 1975, y corrió como aficionado en los equipos, Durangesa, Zeus y Baqué.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 1983

Más información

  • Pino se mantuvo, mientras Alberto Fernández y Lejarreta perdieron tiempo