Ballesteros, bicampeón del Masters de Augusta

Severiano Ballesteros, con 280 golpes, ocho bajo par, obtuvo ayer el Masters de Augusta, uno de los cuatro torneos de golf más importantes del mundo. Severiano Ballesteros es, además, bicampeón en Augusta, pues en 1980 ya obtuvo su primer éxito. Aparte de volver a lograr la chaqueta verde e ingresar 90.000 dólares (unos 12 millones de pesetas), el golfista español se ganó el derecho a participar de por vida en tan prestigioso torneo, concesión que sólo reciben aquellos jugadores que se hayan impuesto en dos ocasiones. Ballesteros es uno de los nueve jugadores en la historia del golf mundial que han conseguido acceder a tal honor. Seve, como se le conoce, cumplió 26 años el pasado sábado, pero ya en 1980 dejó un récord para la historia, al ser el golfista más joven en adjudicarse dicho torneo. Ballesteros contaba por entonces 23 años. Ayer volvió a ser el número uno y sus rivales lo reconocieron: "Seve conducía un Ferrari mientras los demás viajábamos en Chevrolet".

El triunfo de Severiano Ballesteros comenzó a fraguarse en la última jornada, a la que accedió en una posición buena para intentar el éxito. Ballesteros había terminado la tercera jornada colocado en segundo lugar, pero a un solo golpe del primero. Sus primeras acciones en los hoyos iniciales fueron de tal agresividad y acierto que pronto se rozó la certeza de que el golfista español lograría entrar en la primera página de ,algunos de los periódicos más prestigiosos del mundo. Aunque: los norteamericanos Ray Floyd y Craig Stadler le llevaban un golpe, Seve fue contundente en sus primeros movimientos. Un birdie en el primer hoyo y un eagle en el segundo, conservando el par en el tercero le situaban ya en la cabeza de la clasificación. Entre el cuarto y el noveno la buena racha se confirmó y la distancia sobre sus más inmediatos rivales se alejaba a los cuatro golpes, una diferencia que podía ser conservada con un juego seguro.Tom Watson había iniciado el último recorrido con dos golpes más que los líderes y uno más que Ballesteros. Sin embargo, en el hoyo octavo se convirtió en una amenaza latente para el español ya que consiguió un eagle, al meter la bola en el agujero desde una distancia de doce metros. Sin embargo, un bogey en el siguiente hoyo y un doble bogey en el decimocuarto quebraron sus aspiraciones. La arrolladora marcha del español tuvo su bache en el hoyo decimosegundo, donde también sufrió un bogey, pero su diferencia había desanimado a sus competidores, que éstos también cometieron errores en los últimos momentos. La victoria de Ballesteros fue ayer incontestable.

Tom Kite, segundo en la clasíficación, confesó que "Ballesteros ha tenido un comienzo tan impetuoso que nos ha desanimado a todos, en cierto modo. Parecía que Seve conducía un Ferrari mientras los demás viajábamos en un Chevrolet". El jugador norteamericano reconoció su admiración por el juego inicial del español: "Todavía no me explico como alguien puede hacer lo que él hizo en los cuatro primeros hoyos". Desde Tom Watson hasta Floyd o Stadler coinciden en reconocer la brillantez que ayer desplegó Severiano sobre Ausgusta. El golfista español presentó, a mitad de recorrido, con un total de 31 golpes, cinco bajo par, una tarjeta que se sitúa a un golpe del record establecido en 1975 por Johny Miller. La clasificación final quedó así: 1. Ballesteros, 280 golpes; 2. Ben Crenshaw (USA), 284 y Tom Kite (USA), 284; 4. Tom Watson (USA), Ray Floyd (USA) y Craig Stadler (USA), 285.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción