El Estado ha empleado 19.000 millones

Intelhorce ha utilizado, en su cuarto de siglo de existencia, más de 19.000 millones de pesetas del erario público. El argumento común de sus defensores ha sido la necesidad de preservar el empleo en una zona deprimida. El argumento más razonado de sus críticos es que, con otro uso de los caudales públicos, se hubiera conseguido mejor el objetivo. Lo cierto es que la propia historia de la empresa y su déficit acumulado requieren un debate sereno de futuro.El proyecto de 1956 preveía que el coste total de inversiones para la fábrica completa ascendería a 722 millones de pesetas. A final de 1964, la cantidad financiada por el INI llegaba a los 1.040,5 millones, y a 2.580 millones al cierre de 1966. Con la ampliación de capital de 1.500 millones, realizada en 1971, se superaban los 4.000 millonts dé pesetas de los que 832 se recuperarían mediante la venta al grupo Castell, en 1972.1n esta primera etapa pública, pues, l6s recursos públicos destinados a Intelhorce totalizaron 3.248 millones.

Más información
El 'valle de los tejidos' cumple veinticinco años

El déficit acumulado entre 1972 y 1980, período de gestión del grupo Castell, se ha calculado en 11.000 millones de pesetas, cantidad que tuvo que purificar el Patrimonio del Estado. Este saneamiento consistió en la reducción de capital a una peseta, y su posterior ampliación en 750 millones, acompáñada de la condonación de 7.500 millones de créditos no devueltos y del aplazamiento sin intereses de otros 4.500. Entre pérdidas de una y otra etapa y créditos gratis a largo plazo, la inyección de recursos públicos hasta mediados de 1980, se cifraba, pues, en 16.178 millones de pesetas.

Las inversiones públicas, desde 1980 han superado los 3.500 millones, según fuentes de la empresa, con lo que los recursos públicos utilizados por Intelhorce se sitúan ya en los 19.678 millones. En 1980, las pérdidas fueron de 1.000 millones. En 1981, de 1.070 millones. En 1982 han su perado ligeramente esa última cantidad, si bien la gestión ha mejorado y una buena parte de las pérdidas obedece al alto coste de los créditos-puente negociados a la espera de una ampliación de capital.

Las nuevas inversiones que proyecta la firma, en aplicación del plan McKinsey-Gherzi de 1979/80, actualizado, superan los 3.000 millones (para renovar maquinana y mejorar la adecuación de plantilla y la red comercial) y están siendo estudiadas "con un enfoque estrictamente técnico" por la gerencia del Plan de Reconversión Textil, al que Intelhorce ha solicitado acogerse. En los proximos días, el expediente de solicitud será sometido al examen de la comisión ejecutiva del plan.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS