Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Después de los comicios el Gobierno en funciones tendrá el apoyo de todos los partidos hasta la investidura del nuevo presidente

., El rey Juan Carlos agradeció en la tarde de ayer a los líderes políticos su presencia en el palacio de la Zarzuela y adelantó su compromiso con la libertad y la democracia, plasmadas en la Constitución, frente a cualquier intento de perturbar la expresión de la voluntad nacional que hoy arrojarán las urnas. La coincidencia en brindar pleno apoyo a la autoridad del Gobierno en funciones hasta la investidura del que haya de sustituirlo fue unánime por parte de los siete asistentes a la audiencia, en un afán compartido de evitar a toda costa la más leve sombra de duda o la más mínima sensación de vacío de poder en las próximas semanas.

El Rey recibió a los líderes de Unión de Centro Democrático (UCD), Landelino Lavilla; del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Felipe González; del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo; de Alianza Popular (AP), Manuel Fraga; de Centro Democrático y Social (CDS), Adolfo Suárez; de Convergéncia i Unió (CiU), Miquel Roca; y del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Javier Arzallus, a las 17.15 horas en el salón de audiencias del palacio de la Zarzuela, su residencia en Madrid. El Rey entró acompañado del presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo. Después de los saludos, conversó unos minutos informalmente con todos los asistentes, mientras los reporteros gráficos hacían su trabajo.La agencia Europa Press señala anecdóticamente que el Rey ofreció dos puros habanos a Felipe González y Adolfo Suárez, habituales fumadores de este tipo de cigarros. Luego les invitó a pasar a su despacho, donde habían sido dispuestas en círculo ocho sillas isabelinas todas iguales en las que tomaron asiento. Don Juan Carlos lo hizo en la que se hallaba delante de su mesa de trabajo. Sin atenerse a ningún orden prefijado, todos los asistentes intervinieron con brevedad. Y en respuesta el Rey, para precisar con mas exactitud su mensaje, leyó un texto conciso que no ha sido facilitado a los medios informativos. La reunión concluyó pasadas las 17.45 horas.

La audiencia conjunta a los siete líderes políticos mencionados y al presidente del Gobierno responde a varias peticiones que habían sido cursadas. Los jefes de los partidos fueron llegando al control de Somontes desde las 16.30 horas. En primer lugar lo hicieron Javier Arzallus y Miquel Roca, y después Landelino Lavilla y Santiago Carrillo, que coincidieron en la barrera de acceso. Felipe González, en su Peugeot blindado, lo hizo a las 17.00 horas. Leopoldo Calvo Sotelo, Adolfo Suárez y Manuel Fraga se hurtaron a las miradas de los periodistas utilizando la entrada de La Florida. Más de cuarenta informadores intentaron en vano obtener declaraciones previas.

Al salir todos los políticos hicieron un alto, requeridos para dar su versión a la Prensa, salvo el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, y Adolfo Suárez, que abandonaron el recinto por la entrada de La Florida. El primero en aparecer fue el peneuvista Javier Arzallus, quien destacó que el Rey es una persona muy cordial y muy llana y que el encuentro había sido muy agradable. Aclaró que los representantes de los partidos participantes en la contienda electoral con sus incidencias habían explicado a don Juan Carlos su punto de vista sobre la situación española, y en particular sobre la crisis económica, el terrorismo y el golpismo. "Hay una institución, la Corona, que está por encima de los enfrentamientos políticos y ha cumplido perfectamente su papel no participando en la campaña. Hemos expresado al Rey con nuestra presencia nuestro testimonio en defensa de la democracia y de apoyo al Gobierno en funciones hasta la investudura del que haya de sucederle como resultado de las elecciones", concluyó el líder vasco. En respuesta a una pregunta precisó que la primera noticia sobre la celebración de esa audiencia conjunta le llegó desde Barcelona.

Felipe González fue especialmente acosado por los bolígrafos, las grabadoras y las cámaras de vídeo. Cuando consiguió descender del vehículo manifestó que había sido una buena iniciativa la de ese encuentro con el Rey el día de reflexión. Por encima de discrepancias ideológicas legítimas, el líder socialista destacó la coincidencia en la defensa de la libertad y de la paz, de la Constitución y de las instituciones y, por consiguiente, de la Corona. El Rey ha tenido la deferencia, subrayó, de hacer en primer lugar un saludo de agradecimiento a todos por su presencia, de compromiso con la libertad y de denuncia de cualquier intento de perturbar la convivencia libre y pacífica de los españoles y la libre expresión de su voluntad soberana.

Pleno apoyo al Gobierno en funciones

Otra nota distintiva de la audiencia, en la que coincidieron todas las versiones de los participantes, fue su ambiente distendido y cordial y la seguridad de que el Gobierno en funciones hasta la formación del que resulte de las elecciones tendrá el pleno respeto y respaldo de todas las fuerzas políticas, evitando hasta la más ligera apariencia de vacío de poder. Quedó patente la clara decisión de defender y hacer defender la Constitución.

Adolfo Suárez, líder del CDS, insistió al valorar el encuentro en la coincidencia básica que todos mostraron en pro de la consolidación de la democracia y la defensa de la Constitución frente al golpismo y el terrorismo, en absoluta sintonía con los compromisos de la Corona y en torno a ella. El Rey supo hablar a los líderes, destacó Suárez, como símbolo de la unión de todos los españoles. Los presentes adelantaron la plena aceptación de los resultados electorales, expresión de la soberanía nacional. Manuel Fraga, presidente de AP, señaló: "Yo creo que ha sido una iniciativa acertada para tomar a la Corona por testigo de nuestra voluntad común de servir juntos a la Constitución y a la Corona, cosa que tiene su importancia porque una campaña electoral siempre trae consigo inevitables enfrentamientos incluso de carácter personal. Recordar que dentro de la Constitución hay una institución, la Corona, por encima y más allá de los'partidos, y reconocerla de nuevo como árbitro y moderador creo que es una idea fecunda". Landelino Lavilla, de UCD, se centró en valorar la coincidencia de todos, después de las discrepancias manifestadas en la campaña electoral, en el respetoa las instituciones democráticas y al Rey como símbolo de la unidad y permanencia del Estado.

Santiago Carrillo, secretario general del PCE, interpretó que la audiencia había servido para definir la voluntad de todos los líderes políticos junto al Rey por mantener la Constitución frente al golpismo y el terrorismo.

El representante de CiU, Miquel Roca, apareció ante los periodistas visiblemente satisfecho y declaró que la audiencia había constituído una afirmación de voluntad democrática y de que los enfrentamientos de la campaña electoral no significan en absoluto debilidad. "Hemos venido", insistió, "para poner al Rey como testigo de nuestra lealtad a la Constitución y a la Corona. Que nadie se atreva a interpretar como fisuras del sistema democrático las peleas registradas durante la campaña concluida".

El Rey recibirá hoy en audiencia al dirigente del Partido Socialista de Andalucía, Luis Uruñuela, que ayer solicitó tal encuentro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de octubre de 1982

Más información

  • La Corona y los partidos coinciden en la defensa de las libertades democráticas y de las instituciones constitucionales