El 28 de octubre, elecciones legislativas

"Haremos lo que sea para defender la libertad", asegura Adolfo Suárez

"Haremos lo que sea para defender la libertad, frente a quienes quieran secuestrarla. Y lo que sea significa defenderla en la calle, en el monte o donde resulte necesario. Hay que poner coto al golpismo de una vez por todas". Estas palabras, pronunciadas el viernes en Logroño, como las de poco antes en Pamplona, ilustran el énfasis que está poniendo el presidente del Centro Democrático y Social, Adolfo Suárez, en un discurso antigolpista que constituye la nota más característica de su campaña.

Suárez hizo en la tarde y en la noche de ayer una visita relámpago a Granada y Málaga. A pesar del periplo de la semana pasada por Andalucía Occidental, el líder del CDS ha dejado sin visitar Jaén, Córdoba y Almería, provincia ésta última considerada como suarista hasta no hace mucho. Suárez cerrará hoy la campaña en Cataluña, donde el CDS parece contar actualmente con una mayor clientela.

En las dos ciudades andaluzas, Adolfo Suárez protagonizó actos electorales, ante auditorios numerosos. En Granada, un grupo poco importante de jóvenes, con pegatinas de Alianza Popular, le saludaron brazo en alto y le llamaron repetidamente "traidor". Otro grupo, de no más de doce jóvenes, le saludó también con el saludo fascista en Málaga mientras gritaban: "¡Suárez, traidor, cantaste el Cara al sol!'.

"Con tantos rumores de golpe", dijo más adelante, "se demuestra hasta qué punto estamos lejos de la modernidad, lejos de los tiempos políticos que vivimos. Damos la impresión de ser un país de Centroáfrica".

Propuesta de modificar las ordenanzas militares

Según Suárez, se puede acabar con el golpismo modificando las ordenanzas militares y el Código de Justicia Militar. Pero también tomando decisiones drásticas sobe aquellas personas que no hagan honor al uniforme militar. A este respecto, abogó por una reforma de la administración pública, que equipare a los militares con el resto de los funcionarios y puedan, así, ser expulsados del cuerpo quienes muestren no acatar la Constitución. "El Gobierno ha mostrado un comportamiento demasiado flexible con ciertas actitudes aisladas en las fuerzas armadas", dijo, asegurando, sin embargo, que el comportamiento de los militares en general, durante la transición, ha sido ejemplar, y mostrándose contrario a lo que un periodista llamó depuraciones en las FAS.

En sus mítines del viernes, en Logroño, Soria y Guadalajara, Suárez dijo que el pacto de Estado que el CDS propone, es la única solución para evitar Ia radicalización hacia la que quieren llevarnos y para desterrar los hábitos involucionistas en la sociedad". También introdujo un nuevo mensaje en sus mítines: "Voten, pero introduzcan en las urnas, con su voto un compromiso firme de defensa de la libertad. Eso hará imposible cualquier intento golpista". Durante una breve parada en la localidad soriana de Agreda, Adolfo Suárez coincidió en un bar con varios oficiales del Ejército de Tierra de maniobras en la zona, quienes, contra lo que hicieron los restantes parroquianos, no se acercaron en ningún momento a saludarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 1982.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50