Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Charlton no tiene el aval bancario para el pago de Simonsen

El Charlton Atletic, equipo inglés de segunda división que la pasada semana llegó a un acuerdo con el FC Barcelona para conseguir los servicios del jugador danés Allan Simonsen, tiene graves problemas para cerrar la operación que, en principio, se ha cifrado en 65 millones de pesetas. Allan, que esperaba haber debutado ayer con su nuevo club ante el Burriley, puede ver aplazada su incorporación hasta el próximo sábado, pues el Charlton todavía no ha logrado el aval bancario que el Barça pidió para cerrar el traspaso.El Barça exigió a través de su vicepresidente Joan Gaspart un aval bancario por el total de la operación. Esta petición blaugrana sorprendió mucho a los dirigentes del club londinense, cuyo presidente acaba de declarar que "si esta operación se hubiera realizado entre dos clubs ingleses, haría semanas que Simonsen sería jugador del Charlton". El presidente del club británico, Mark Hulyer,de cuya fortuna personal hay quien duda, no ha cesado de buscar un banco que le ofreciera el aval que solicita el Barça. Hulyer ha declarado: "Esta petición nos ha hecho la vida imposible". El Charlton, que tiene que desembolsar su primer plazo antes del 1 de noviembre, es propiedad de un grupo de empresas, el holding Marman.

El futuro club de Simonsen, cuyo estadio tiene un promedio de espectadores por partido que no alcanza los 5.000 espectadores, no tiene en estos momentos ni fondos ni créditos suficientes para lograr el aval bancario, y parece difícil convencer a alguna de las entidades que trabajan con la Marman para que realicen la operación. La única posibilidad que le resta al Charlton es que su presidente, Mark Hulyer, consiga un aval personal. Solo así el Barça enviará el pase internacional del jugador. En el Charlton quieren que Simonsen, debute el próximo sábado en uno de los derbies londinenses: su visita al campo del Chelsea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de octubre de 1982