Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los liberales no se presentan a las elecciones tras la ruptura de la alianza con UCD

Cuando faltaban siete horas para que concluyera el plazo de admisión de candidaturas, Unión de Centro Democrático (UCD) y el Partido Demócrata Liberal (PDL) anunciaron la ruptura de su alianza electoral. Los centristas alegaron "causas técnicas" para explicar lo ocurrido, mientras Antonio Garrigues Walker declaró que el pacto fue imposible "no sólo por la simple lucha de escaños, sino, sobre todo, por las tremendas resistencias de UCD a la renovación y la agresividad del aparato centrista hacia los liberales". Poco antes de medianoche, hora límite de presentación de candidatos, el partido de Garrigues renunció a presentarse a las elecciones.

Este fue el final de un largo proceso de negociaciones que al mediodía de ayer parecía haber ofrecido sus frutos. A esa hora, la alianza UCD-PDL se daba por concluida, con la adjudicación a Antonio Garrigues Walker del número tres de la candidatura de Madrid al Congreso, según el interesado. Juan José Rosón, que aspiraba al mismo puesto, había declinado concurrir a las elecciones. También había conseguido Garrigues la cabecera de las listas de Murcia y la Rioja para dos de sus hombres, Julio Pascual y Luis Miguel Enciso, respectivamente.Sin embargo, poco antes de las cinco de la tarde ambos partidos rompieron la alianza. En el período de tiempo transcurrido, los responsables provinciales de Murcia y La Rioja comunicaron a Lavilla y a Cavero, que no aceptaban el desembarco de los dos candidatos liberales. La vinculación de ambos con Martín Villa, así como lo manifestado por éste en las reuniones del comité electoral nacional de UCD, llevaron a los liberales a responsabilizarle del fracaso.

En un comunicado difundido por el PDL se decía: "Manifestamos nuestro respeto a las limpias y solitarias actitudes negociadoras de los señores Lavilla y Ortega y Díaz Ambrona, a la vez que expresamos nuestro rechazo a la prevalencia en UCD de otras actitudes, herencia de un reciente pasado".

Al cierre de esta edición, Soledad Becerril había. rechazado su presentación en la lista de UCD por Murcia, aunque parece que aceptaría finalmente el segundo puesto por Sevilla. Alberto Oliartfue colocado en la cabecera de la lista de Badajoz, desplazando al propio adjunto a la presidencia de UCD, Juan Antonio Ortega. Antonio Fontán renunció a formar parte de la candidatura madrileña. En cuanto a Muñoz Peirats, ayer se supo que había sido expulsado de Unión de Centro Democrático el pasado viernes: "No me ido, sino que me han echado", declaró.

Otra coalición electoral, la del Partido Democrata Popular de Oscar Alzaga con Alianza Popular, puede verse comprometida, si el problema creado por el incumplimiento del pacto sobre las listas, por parte de algunas direcciones provinciales de AP no se soluciona y que ha motivado la omisión de varios candidatos del PDP entre ellos el de José Manuel Otero Novas.

Páginas 11 a 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 1982

Más información

  • También peligra la coalición AP-PDP, al no cumplirse el pacto en algunas provincias