Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cine en la pequeña pantalla

El regreso de la hija pródiga

Sábado cinematográfico con dos películas de escaso interés. Un western de serie B, dirigido por Lloyd Bacon, para relleno de pro gramas dobles. Y el filme que supuso el retorno de Ingrid Berg man a Hollywood después de su borrascosa salida, casi expulsada, del limbo de las estrellas. Con Anastasia, Ingrid Bergman con siguió el segundo de sus tres oscars. Su interpretación es solvente, pero la película mediocre sin atenuantes, de tal manera que el homenaje de TVE a la actriz no resulta el más apropiado.Anastasia señala el regreso de Ingrid Bergman a las producciones norteamericanas. Un regreso difícil porque el sector moralista de Hollywood no le perdonaba su aventura amorosa con Rossellini. Por esta razón, a pesar de tratarse de una película de la Fox, se rodó en el Reino Unido. La actriz ha explicado en sus memorias cómo llegó a protagonizar Anastasia. "Fue mi vieja amiga Kay Brown la que se había empeñado en conseguir mi vuelta al cine norteamericano. Ella compró los derechos de la obra para mí, la Fox había pagado una fortuna por ellos. Y Anatole Litvak debía dirigir la película Entonces no lo sabía, pero Anatole había decidido aceptar el encargo a condición de que yo formara parte del proyecto".Cuando Litvak propuso su candidata para Anastasia, un sector de la Fox puso inconvenientes: "Me veían como una actriz emponzoñada", recordaba Ingrid Bergman. Finalmente, se dio el visto bueno al rodaje en el Reino Unido. El proyecto, sin embargo, tuvo otro oponente Roberto Rossellini. El cineasta la amenazó con suicidarse, chantaje que, según la actriz, era habitual en Rossellini. Ella le respondió que había facturas pendientes y que tenía que trabajar en lo que sabía: la interpretación.

El personaje de Ingrid Bergman es el de Anna Tchaikowsky, una joven encontrada en un canal berlinés tras una tentativa de suicidio. El hallazgo tiene lugar en 1920 y empieza a especularse sobre su enigmática personalidad. Anna puede ser una campesina polaca o la gran duquesa Anastasia, la hija del zar Nicolas II, que, quizá, ha escapado a la masacre de la familia imperial. Yul Brynner interpreta el papel del coronel Bounine, quien tras persuadir a Anna para que insista en pasar por Anastasia, empieza a preguntarse sobre la autenticidad de su propia invención. Helen Hayes es la aristócrata que debe reconocer a Anna como la auténtica Anastasia. La película tiene obvias diatribas antisoviéticas, y eso pesó más que la heterodoxa peripecia sentimental de la actriz. La película es mediocre pero alcanzó un notable éxito comercial. Hollywood concedió a Ingrid Bergman un segundo oscar. La elección de Anastasia por parte de Televisión Española para rendir tributo a la actriz fallecida el pasado lunes, no es afortunada. Hay más y mejores filmes para escoger. Será que las latas estaban más a mano.

Anastasia se emite hoy a las 22.20 por la primera cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982

Más información

  • 'Anastasia'