Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuerte caída de las reservas y aumento de la inflación, según la AEB

La economía española triplicó su diferencial de inflación con respecto a los países industriales durante el primer semestre y duplicó sus pérdidas de reservas internacionales con respecto a igual período del año anterior, según el último informe sobre evolución monetaria de la Asociación Española de Banca Privada (AEB).El citado informe, en el que por primera vez y en contra de lo que era habitual no se han incluido conclusiones, se afirma que en los seis primeros meses de 1982 se han perdido reservas internacionales por un valor de 1.832 millones de dólares, frente a una pérdida de 809 millones de dólares en el mismo período de 1981.

Según la AEB, el nivel de liquidez internacional de nuestro país se ha venido deteriorando muy rápidamente en los últimos meses, "y se ha situado en una cobertura de pagos de poco más de dos meses al fin de junio".

De continuar el actual proceso, añade el informe de la AEB, "es posible que a fines del presente año, la situación de liquidez descienda al nivel de junio de 1977 (1,96 meses) o quizá a un nivel inferior".

Respecto a la balanza de pagos, y en base al registro de caja del Banco de España para los cinco primeros meses del año, el informe de la patronal bancaria estima en un 33% la reducción del déficit por cuenta corriente, que pasó de 3.670 millones de dólares entre enero y mayo de 1981 a 2.466 millones de dólares entre enero mayo de 1982.

"Resumiendo las tendencias de la cuenta corriente en los cinco primeros meses de este año, se puede decir que a una mejora de 1.179 millones de dólares en la balanza comercial, hay que agregar otra de 75 millones de dólares correspondiente a la balanza de servicios, y deducirle un deterioro de 52 millones de dólares en la de transferencias, por lo que se pasó a una reducción de 1.203 millones de dólares en el déficit de la cuenta corriente".

Por otra parte el déficit del Estado en el primer semestre, según AEB, ascendió a 718.000 millones de pesetas, cifra que excede incluso a la del conjunto de las administraciones públicas, y es un 62% más alto que el registrado en igual período de 1981. "Ello se explica por el muy débil comportamiento del ingreso impositivo y el velocísimo ritmo de aumento de los pagos".

Financiación del déficit

La financiación del fuerte déficit de caja del sector público (incluyendo las cuentas del Tesoro y resto del sector público, y los fondos públicos) provocó en el primer semestre una expansión de la base monetaria equivalente al 24,1%, cifra que es muy superior al 17,5% registrado en el mismo período de 1981.Esta expansión impuso a la autoridad monetaria una fuerte postura contractiva para absorber liquidez. Esta política provocó en el segundo trimestre, según AEB, una fuerte alza en los tipos de interés del mercado monetario que puede extenderse a las operaciones activas de la banca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982