Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La central de Almaraz sólo puede funcionar al 50% de su potencia

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) remitió ayer a la Junta de Extremadura el informe que ésta había solicitado sobre las deficiencias en la explotación comercial de la central nuclear de Almaraz. Las conclusiones de dicho informe se centran de manera especial en que el Consejo de Seguridad Nuclear considera que Almaraz "puede funcionar, con las limitaciones de alimentación y potencia establecidas, sin que esto represente un riesgo indebido para la población".El informe describe el fenómeno de desgaste de los tubos en los generadores de vapor detectados primero en la central nuclear de Ringhals (Suecia), y posteriormente comprobados en el reactor que funciona en Almaraz.

Como consecuencia de dichos desgastes, el CSN ordenó el funcionamiento al 50% de potencia y la parada de la central para inspecciones periódicas que han dado como resultado que no se haya observado deterioro alguno en los tubos con posterioridad a noviembre de 1981.

Dentro del capítulo de conclusiones, el CSN mantiene que desde el primer momento se ha seguido la evolución de la situación, consecuencia del cual es la, autorización para que Almaraz funcione al 50% de su potencia, y que también desde el primer momento se proporcionó información a las entidades implicadas mediante un documento remitido al Congreso y al Senado y distribuido a las comunidades autónomas y entidades municipales que tienen instaladas centrales nucleares.

Por otro lado, Euskadiko Ezkerra hizo público un comunicado en el que manifiesta que las obras de la central nuclear de Lemóniz no continuarán a pesar del decreto de su intervención por el Estado. Para esta formación política, "el decreto de intervención es una maniobra puramente formal, con rasgos electoralistas, que fracasará, como ya lo hizo la sociedad de gestión".

Por último, en el comunicado se afirma que lo que en realidad pretende la intervención de Lemóniz es la socialización de las pérdidas de la central, siendo éste "el último favor que Leopoldo Calvo Sotelo haga a la sociedad, con el silencio complaciente del PNV y del PSOE".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982

Más información

  • Informe del Consejo de Seguridad Nuclear