Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Firme rechazo de Lavilla a una coalición con Alianza Popular

La directiva de Unión de Centro Democrático se inclinó ayer por el rechazo de una coalición preelectoral con Alianza Popular, debido fundamentalmente a la firme actitud en contra del presidente del partido, Landelino Lavilla, según informaron en medios de la sede central de UCD. No obstante, la decisión definitiva sobre las eventuales coaliciones de UCD con otras formaciones políticas, le corresponde al Consejo Político del partido, que se celebrará posteriormente a la reunión del Comité Ejecutivo, prevista para el próximo martes día siete.Pese a que una parte sustancial del secretariado de UCD se inclinaba, como único remedio, por un acercamiento hacia Alianza Popular, una vez fracasada toda gestión cerca del Centro Democrático y Social, de Adolfo Suárez, la actitud de Lavilla mantuvo las cosas conforme a los planes iniciales. Es decir, UCD mantiene que concurrirá en solitario a las próximas elecciones generales, si bien incluirá en sus listas, muy probablemente, a miembros del Partido Demócrata Liberal de Antonio Garrigues. De acuerdo con fuentes solventes, Landelino Lavilla llegó a amenazar con el empleo de la cláusula devolutiva -devolución de la presidencia del partido a Calvo Sotelo- si se llevaban adelante las tentativas, emprendidas por algunos miembros del secretariado centrista, de forzar una coalición con AP.El secretario de Organización de UCD, Rodolfo Martín Villa, y otros varios miembros de la directiva centrista, planteaban, conio única solución para evitar la que ellos consideran que puede ser una catástrofe electoral para el partido, el unirse a la coalición ya planteada de AP con el Partido Demócrata Popular del democristiano, ex ucedista, Oscar Alzaga.

Laína, intermediario para un acuerdo con Suárez

De acuerdo con sus planteamientos, una vez que la coalición con los centristas desgajados de Adolfo Suárez se hizo imposible, y analizados los informes de la situación provincia a provincia aportados por Martín Villa, no quedaría otro remedio que la aproximación a AP.

La coalición con el CDS suarista se hizo claramente imposible la pasada semana, tras una conversación entre Adolfo Suárez y el director de la Seguridad del Estado, Francisco Laína, enviado, en plan de mediador, por Rosón y Lavilla. Según pudo saber EL PAIS, Suárez aceptó en principio un entendimiento electoral entre UCD y el CDS, pero exigió la inmediata salida de Pío Cabanillas, José Pedro Pérez-Llorca y Rodolfo Martín Villa, entre otros, al tiempo que demandaba que Leopoldo Calvo Sotelo cesase en la política activa. Lavilla consideró absolutamente inaceptables estas condiciones.

Ayer fue un día de nerviosismo para los sectores más progresistas de UCD, que conocieron con alarma y a través de la Prensa las tentativas de aproxímación a Fraga. Un ministro socialdemócrata, que mantuvo ayer tarde una larga entrevista con Lavilla, llegó a emplear la palabra dimisión si se consumaba el pacto. Otro ministro socialdemócrata, Luis Gámir, titular de Transportes, declaré: "Me parecería un error grave que UCD y AP se unan ya que se perdería la esencia del centrismo. Yo no me veo ahí". El liberal ucedista Joaquín Muñoz Peirats también declaró que "hay muchos liberales de UCD que estaríamos dispuestos a abandonar el partido, en el caso de que se diese un intento por parte de UCD de coaligarse con AP. Si hay alguien que pudiese hacer esa alianza con seriedad y dignidad, por no haber insultado a nadie, sería Antonio Garrigues, y eso sólo en el caso de que, la alianza fuese inevitable".

Por el momento, lo que parece estar claro es que el pacto preelectoral con Garrigues podría formalizarse incluso a, finales de esta misma semana. El pacto, que no coalición, podría suponer, si las bases garriguistas lo aceptan, que hombres del Partido Demócrata Liberal se integiren en las listas electorales de UCD. Las fuertes presiones sufridas por Garrigues para que se una a. AP, incluso dentro del PDL, parecen haber sido superadas: "Personalmente descarto en las condiciones actuales una coalición con AP. Yo sigo en la idea del centro", declaró Garrigues a EL PAIS.

Al término de la reunión del Secretariado de "UCD, una nota de Prensa del partido centrista afirmaba anoche que el presidente de la Comunidad Autónoma de la Rioja, Rodríguez Monroy, "ha traicionado sus compromisos", con su pase al CDS, tras haber utilizado todas las vías del partido (UCD) para promocionarse como presidente autonómico. En la reunión se anunció la constitución de una gestora en La Rioja.

Mientras, ayer se producían nuevas dimisiones de altos cargos de la Administración para poder presentarse a las elecciones. La fecha límite para estas dimisiones será el día 3, cuando se celebrará el Consejo de Ministros, el último antes del día 7, fecha tope para la publicación en el BOE de la inelegibilidad de tales altos cargos.

Entre las últimas renuncias, ayer se anunció la del director general de Instituciones Penitenciarias, Enrique Galavís; la del secretario de Estado para la Alimentación, Juan Carlos Guerra Zunzuneguí; la del secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Gabriel Cisneros; la del Subsecretario de Pesca, Miguel Aldasoro; la del Subsecretario de Administración Territorial, José Luis del Valle; la del director general de Cooperación Local, Antonio Vázquez; la del delegado del Gobierno en Andalucía, Pérez Millares; y la del Subsecretario de Hacienda, Arturo Romaní.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de septiembre de 1982

Más información

  • La decisión definitiva en UCD sobre alianzas electorales las tomará el Consejo Político