Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Botar

El bote es el ejercicio de técnica individual que junto con el pase más veces se practica en un partido. Es el primero que se enseña cuando alguien quiere aprender a jugar a baloncesto. Importantísimo y, lógicamente, imprescindible. Es fundamental saber botar con las dos manos. Hay muchas teorías sobre la utilización del bote, pero no se puede radicalizar, ya que va en función del jugador que tenga el balón.Desde hace varios años, un base apenas debía botar. Su obligación era limitarse a pasar balones a los aleros o pivots.

Kicanovic es uno de los jugadores que ha roto totalmente con esta teoría. Bota constantemente el balón y se desmarca de su contrario cuando la defensa individual también es capaz de desbaratar una zona. Antes ya había jugado como base su compatriota Slavnic y en España quizá uno de los exponentes más claros del bote sea Carmelo Cabrera.

Para quien está vedado botar es para los pivots, pues una vez que reciben el balón en la zona el bote permite que los hombres de menos talla les arrebaten el balón. No el que les defiende por detrás, sino los que están delante y se vuelven, a modo y semejanza de como lo hace Corbalán, que robó no pocos balones al equipo norteamericano de esta manera, lo que tuvo bastante que ver con el triunfo de España.

El bote puede pasar de ser una necesidad o un recurso que, principalmente, utilizan los aleros a ser un vicio. Hay jugadores todavía de primerísima fila que no saben levantarse en suspensión si antes no dan un bote. Este bote a veces vale para driblar y escaparse del contrario, pero en la mayoría de las ocasiones lo que hace es facilitar la defensa del rival que tiene más tiempo para levantar la mano y estorbar el tiro.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS