Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tema de las coaliciones preelectorales provoca nuevos enfrentamientos internos en UCD

El tema de las coaliciones preelectorales está desatando una nueva tormenta interna en el seno del partido en el poder, Unión de Centro Democrático. Fuentes de secretariado de UCD, aun tratando de restar importancia al asunto, reconocieron ayer como "un hecho grave" el que el vicepresidente del Gobierno, Juan Antonio García Díez y un miembro del secretariado, Rafael Arias-Salgado, hayan hecho recientes declaraciones contrarias a la línea oficial del partido, dando a entender la conveniencia de una coalición con el partido de Adolfo Suárez. De otro lado, en medios de este partido se consideró descabellada la Idea de un pacto preelectoral entre UCD y el CDS suarista.

Tanto García Díez como Arias-Salgado enaltecieron la figura de Adolfo Suárez, mientras otros miembros de la dirección del partido -como el adjunto al presidente Lavilla, Juan Antonio Ortega Díaz-Ambrona- dedicaban duros ataques al ex presidente y repetían que no existen diferencias ideológicas entre UCD y el Centro DemocráticoSocial fundado por Suárez Arias-Salgado llegaba a sugerir la conveniencia de un pacto electoral entre UCD y el CDS: "El tándem Lavilla-Suárez tendría garantizado el veinticinco, por ciento de los votos, con el número suficiente de escaños para evitar que, si gana el PSOE, la oposición quede exclusivamente en manos de Alianza Popular".

El consejo político de UCD se pronunció, a principios de julio, en contra de que el partido concurra a las elecciones en coalición y así lo han reiterado los dirigentes del partido, en especial Landelino Lavilla.

Pero, paralelamente, otras voces ucedistas se han alzado para defender las ventajas de una coalición que agrupe a todas las fuerzas del centro, desde el Partido Demócrata Popular, de Oscar Alzaga, hasta el CDS de Suárez. En este sentido se expresó no hace mucho el ministro del Interior, Juan José Rosón, en una entrevista periodística, y el propio presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, dejó entender sus preferencias por esta fórmula en unas controvertidas declaraciones, más tarde desmentidas, hechas a los periodistas que le acompañaron en su viaje por Latinoamérica.

Ahora son dos representantes del ala socialdemócrata de UCD, Arias-Salgado y García Diez, quienes se inclinan, más o menos explícitamente, por un entendimiento con Adolfo. Suárez. Ambos, junto con Fernando Abril, están considerados como un intento de puente entre UCD y CDS. En su disgusto por la elección del socialista Joan Lerma como presidente de la Generalidad valenciana, Abril llegó a amenazar con que "si el Gobierno no apoya al partido (en Valencia), yo me voy". Teniendo en cuenta que tanto el Gobierno como la propia UCD parecen considerar irreversible la elección de Lerma, Abril se habrá colocado en una situación suma mente difícil, tras atraerse las iras de políticos valencianos tan próximos a la actual línea oficial de Lavilla como Joaquín Muñoz Peirats -quien ha pedido una rectificación pública a Abril- o Emilio Attard.

'Burla' al electorado

La situación de los tres autoconsiderados puentes entre UCD y CDS tampoco parece clara en este último partido, uno de cuyos portavoces oficiales, Jose Ramón Caso, dijo ayer que "entre UCD y CDS no hay mediadores de nada ni nada que mediar", insistiendo en que los suaristas no han dejado submarinos en UCD. Caso insistió en que el CDS piensa, por el momento, concurrir en solitario a las elecciones, y consideró "una burla" al electorado que, tras haber abandonado UCD, Suárez volviese a coaligarse con el partido en el poder. Medios suaristas consideraban ayer la posición de Arias-Salgado y García Díez como derivada de la situación interna que ambos viven en sus respectivas provincias, Toledo y Cádiz, respectivamente, cuyos comités ejecutivos se muestran mayoritariamente favorables a un acercamiento al CDS.

En medios políticos se espera que el presidente del partido en el Gobierno y hombre fuerte de la situación, Landelino Lavilla, ponga orden hoy en esta guerra de declaraciones y contradeclaraciones dentro de la propia UCD. Lavilla pronunciará hoy un discurso en la Universidad Menéndez Pelayo, en Santander, discurso que los propios portavoces ucedistas presentan como "muy importante". Aunque obligado a mantener un tono teórico, por tratarse de una conferencia pronunciada en un recinto universitario, el dirigente de UCD se verá forzado, comentaron ayer portavoces del. partido, a "bajar a la arena" y hablar de problemas concretos. El problema número uno, en estos momentos, de acuerdo con todas las opiniones, es el de las coaliciones, algo que amenaza con producir una gran fragmentación en el espacio centrista en general y provocar nuevos enfrentamientos en UCD, muy en particular.

Hasta el momento, y siguiendo las directrices emanadas del consejo político, Landelino Lavilla ha reiterado que su grupo concurrirá en solitario a las elecciones, rechazando cualquier coalición previa.

Dentro de la propia UCD existe la sensación creciente de que el consejo político del partido, que ha sido convocado para el mes próximo, se verá obligado a rectificar su doctrina y dar luz verde a posibles coaliciones preelectorales, ante las pesimistas perspectivas que los sondeos conceden al partido.

Garrigues: "La coalición es inevitable"

Esta opinión es compartida por el líder del Partido Demócrata Liberal, Antonio Garrigues Walker, considerado muy próximo a UCD. Para Garrigues, es "inevitable" que el consejo político acabe aceptando coaliciones y abandone la tesis de concurrir en solitario a las elecciones. En cualquier caso, el dirigente del PDL, reafirmó que su partido no se disolverá para fusionarse sus miembros en UCD, como había circulado en algunas hipótesis.

Los dirigentes del partido de Garrigues se reunieron ayer en Madrid para tratar, fundamentalmente, acerca de las posibles coaliciones en las que participaría el PDL, ante las elecciones. Garrigues prepara nuevos desplazamientos a provincias para fundar más partidos liberales -ya se han constituido los del País Vasco, Asturias y Cananas, este último con dirigentes procedentes de UCD- y planea algunos espectáculos preelectorales inéditos: por ejemplo, pilotar un globo, con las siglas del PDL, que recorrerá buena parte de las playas mediterráneas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 1982

Más información

  • Portavoces del partido de Suárez consideran 'descabellado" un pacto con el Gobierno