Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético requiere judicialmente a la firma Meyba

El Atlético de Madrid ha requerido judicialmente a la Distribuidora Deportivas S.A., propietaria de la marca Meyba, "por incumplimiento reiterado de pago", según el contrato firmado entre ambas partes hace algo más de dos años. En concreto, según fuentes rojiblancas, dicha firma adeuda al Atlético la cantidad exacta de 9.038.847 millones de pesetas. El asunto se encuentra en el Juzgado de Instrucción número once de Barcelona.El Atlético firmó un contrato con la citada empresa el 15 de febrero de 1980, en virtud del cual el club vestiría las prendas deportivas de esta marca, que pagaría doce millones y medio en plazos semestrales. Al mismo tiempo se estableció una cláusula por la que el Atlético colocaría en los carteles y anuncios oficiales de sus partidos publicidad de la firma, que se hacia cargo del 40% del coste.

Por este último concepto, el Atlético aún no percibió ninguna cantidad, así como tampoco los últimos dos millones y medio de pesetas correspondientes al último plazo ya vencido. El 11 de este mes se presentó judicialmente el tema para el correspondiente acto de conciliación.

Por otro lado, es casi seguro que hoy Vicente Calderón decida anunciar oficialmente su aceptación de la presidencia del Atlético, tras sus últimos contactos con miembros de la gestora -ayer con su presidente, Agustín Cotorruelo-, y tras examinar la situación económica del club.

Uno de los problemas con los que puede encontrarse en breve la nueva directiva de Vicente Calderón es un posible enfrentamiento con la Federación Española de Fútbol.

Se asegura que Porta parece dispuesto a retener en noviembre parte de los veinte millones de pesetas que el Atlético percibirá por la actuación de los Rolling Stones, que descontará de lo que le corresponda al club rojiblanco por el Mundial. Porta se negó en su momento a la actuación de los Stones en Barcelona, en el campo del Español, por su rivalidad con Raimundo Saporta, e intentó hacer lo propio con el Atlético, aunque al final el club rojiblanco sacó adelante un contrato muy beneficioso: veinte millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1982