Tribuna:TEMAS PARA DEBATE:LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Es necesario el indulto

Hace no muchos meses en no sé qué discurso pronunciado por el anterior jefe del Gobierno al Congreso de los Diputados, explicaba con detalles las mejoras que en breve iba a experimentar la realidad española. Aumentaría moderadamente el producto interior bruto. Ascendería la deuda pública. Se frenaría en lo posible el paro. Ascenderían los índices de productividad. Se incrementaría el turismo y, en consecuencia, la inyección de divisas, y ¡asombrense! en los próximos doce meses aumentaría el número de internos de las prisiones españolas en un tanto por ciento elevado.Redordé entonces la amarga reflexión que un parado me hizo unos días antes. "A los desempleados nos pueden dedicar a construir cárceles", decía, "y luego cuando las terminemos, antes de volver de nuevo al paro, nos pueden ir encerrando en ellas".

Lo cierto es que para algunos sectores de la sociedad española el que haya muchos presos es saludable, como es saludable que haya mucho ejército y haya muchos policías. Y mucho mejor todavía les parecería que cada uno de nosotros se convirtiera en el policía de su vecino, cerrando de ese modo el círculo del orden público perfecto.

Creo también que hay quien puede incluso pensar que no es del todo malo que de vez en. cuando los delicuentes encerrados eliminen a algunos de entre ellos porque total para lo qué sirven... 'Hoy como ayer, la mayor parte de las cárceles españolas son lugares de encierro, por no decir de hacinamiento, inadecuados en los que no se reforma. Solamente se reprime. La institución penitenciaria pierde con ello su razón de ser, pero, pese a ello, no desaparece. Es increíble la falta de imaginación de esta generación que, persuadida del estruendoso fracaso penitenciario, es incapaz por otra parte de descubrir otro tipo de controles sociales adecuados al delito y distintos de la privación de libertad.

Deuda pendiente

La sociedad española tiene una deuda con los presos sociales o comunes. Ellos no han sido redimidos todavía del franquismo. Yo recibo muchas cartas de ellos. Cada uno tiene su nombre y apellidos, Cada uno su vocación de libertad. Cada uno su tragedia personal. Son personas humanas no mejores ni peores que usted lector o que yo mismo.

Muchos fueron condenados de acuerdo con leyes penales que protegen más la propiedad privada que la vida. Y hoy todavía no se ha procedido a una reforma en profundidad del Código Penal.

He oído decir que los italianos, cuando sus cárceles rebosan, conceden un indulto generaL

Nuestra Constitución lo prohíbe y desgraciadamente no se admitió una enmienda constitucional presentada por mí mismo que hubiera hecho posible un sólo y único indulto general para presos sociales antes de la entrada en vigor de la prohibición.

Pese a ello, todavía es posible una solución. La situación actual es insostenible. Que se tramiten todos los indultos particulares necesarios que pongan en libertad a quienes cometieron delitos menos graves, a quienes se hubieran visto favorecidos por la aplicación retroactiva del actual proyecto del Código Penal, a quienes tienen cumplida una buena parte de su pena y a quienes garantizen con su conducta o por sus condiciones personales y familiares un comportamiento futuro alejado de las leyes penales.

También el indulto, en casos como estos, puede ser una medida de estricta justicia.

Juan María Bandrés es abogado. Diputado en Cortes por Euskadiko Eskerra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción