Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores del Partido Demócrata Popular consideran que se intentó boicotear su inscripción

El intento de unos "estudiantes" de impedir, el pasado martes, la inscripción del Partido Demócrata Popular (PDP) en el registro del Ministerio del Interior, ha provocado una acusada indignación entre los promotores de dicho partido, quienes consideran que detrás de esos "estudiantes" pudiera esconderse un intento de boicoteo proveniente, posiblemente del sector azul de Unión de Centro Democrático. El Partido Demócata Popular es la formación política que lidera Oscar Alzaga y aglutina, entre otros, a treinta parlamentarios centristas de rdiación democristiana y partidarios de concurrir a las próximas elecciones generales en coalición con Alianza Popular, el partido de Manuel Fraga.

Los promotores del PDP acordaron, los primeros días de julio, presentar ante el registro de partidos políticos la inscripción del PDP y sus estatutos, al objeto de poder participar en los próximos comicios electorales bajo sus siglas.Uno de los fundadores del PDP anunció a los medios informativos su intención de legalizar, el miércoles día 7, el partido en el Ministerio del Interior. Con este objeto, Oscar Alzaga había convocado a un centenar de militantes, no parlamentarios, cuyas firmas avalarían la solicitud de legalización del partido. En cuanto este dato trascendió, los impulsores de este partido recibieron una llamada telefónica que les alertaba sobre una supuesta maniobra destinada a impedir que pudieran registrarse con el nombre de Partido Demócrata Popular.

Ante esta circunstancia, Oscar Alzaga reunió con toda urgencia a tres miembros del futuro partido, los hermanos Olcoz Urcelay y Blanca Herrero Carro, y concluye ron aceleradamente la redacción de los estatutos para presentarlos ante el registro, el pasado lunes, minutos antes de que cerraran las ventanillas. Este registro depende del Ministerio del Interior, cuyo titular es Juan José Rosón. Al día siguiente, martes, cuatro personas, en cuyo documento nacional de identidad se especificaba "de profesión estudiante", se presentaron en el registro con el propósito de inscribir el Partido Demócrata Popular. Como se recordará, la normativa que regula la inscripción de partidos políticos en el registro establece que no podrán ser registrados dos partidos con idéntico nombre, y se concede al primero en solicitarlo, la legitimidad de las siglas.

Los citados estudiantes se identificaron como Juan José Postigo Sastre, Jaime María Linares, Francisco de Borja Lacasa Serrano y Federico José Salazar Roncero, quienes se quedaron muy sorprendidos cuando en el registro les anunciaron que, el día antes, ya se había inscrito "otro" PDP, cuyo "asesor legal" es Oscar Alzaga.

Pensaron en una broma

"Hemos ganado la partida por un solo día y gracias a un oportunísimo aviso", afirma un seguidor de Oscar Alzaga. "De lo contrario", añadió, "hubiéramos tenido serios problemas con la inscripción de nuestro partido, ya que no podíamos optar por el nombre de Federación de Partidos Demócratas Populares, porque éste ya estaba 'cogido' por Gil Robles en el año 77 y necesitábamos inscribir la palabra popular para conseguir la homologación internacional con el Partido Popular Europeo.

En un principio, Oscar Alzaga y otros fundadores del PDP pensaron "no sin cierta ingenuidad", que podría tratarse de una broma pesada de algunos estudiantes. "No descartarnos la hipótesis, el mismo día en que nos alertaron de la maniobra", dijo uno de los fundadores del partido, "de que un grupo ,de estudiantes, alertados por la Prensa de que nosotros queríamos legalizar el partido el miércoles, trataran de registrar ellos el nombre un día antes y después nos vendieran la marca. Pensamos que querían disfrutar de las vacaciones de verano a nuestra costa".

"Pero después, hemos comprobado que no. Nadie nos ha llamado para pedir dinero, y tenemos suficientes elementos raciona.les para pensar que se trataba de un intento de boicoteo". Fuentes próximas a Oscar Alzaga consultadas por EL PAIS no quisieron profundizar más acerca de quiénes pudieran estar detrás de la operación, si bien el ex diputado centrista segoviano Modesto Fraile, ahora integrado en el PDP, manifestó ayer a este periódico que conocía la identidad del estudiante Juan José Postigo, primer firmante de la solicitud del "otro" PDP. Postigo, antiguo militante de las Juventudes Centristas, según Modesto Fraile, procede de Segovia, de familia acomodada. En medios del PDP se asegura que el joven pudiera ser un hombre próximo a Martín Villa. Esta adscripción de uno de los firmantes no ha podido ser comprobada. El vicepresidente primero del Gobierno se encontraba ayer fuera de Madrid y en el Ministerio del Interior se negaron a reconocer otra condición a los autores del intento de boicoteo del PDP que no fuera la de estudiantes.

El PDP hará sa presentación pública, a escala nacional, el próximo día 24 en Madrid. Su objetívo, de acuerdo con los estatutos fundacionales, es "ofrecer a amplios sectores de la sociedad española un programa de acción política fundamentado en un conjunto de valores éticos con los que pueda identificarse plenamente, que responda de forma realista y coherente a los problemas de nuestro país y que garantice la ordenada convivencia de todos los españoles en un sistema de libertad, equiparable al de las sociedades más avanzadas del mundo, organizadas según el modelo democrático occidental'". En los mismos estatutos se declara el carácter "aconcesional" del partido, aunque, basándose "en principios ideológicos que encuentran su raíz en el humanismo de 'inspiración cristiana", y establece que su estructura interna y funcionamiento "serán rigurosamente democráticos".

El objetivo del PDP es, de acuerdo con sus fundadores, concurrir a las próximas elecciones en una coalición en la que los dirigentes de este partido quisieran que estuviese también presente el Partido Demócrata Liberal, que próximamente será inscrito en el registro por Antonio Garrigues Walker.

Sobre la participación de los liberales de Garrigues en la gran derecha capitaneada por Fraga, EL PAIS ha podido saber que "aún existen reticencias", y que las negociaciones no comenzarán, en todo caso, hasta el próximo mes de septierribre, una vez que el Partido Demócrata Liberal tenga implantación en todas las provincias españolas, a partir de la estructura de los clubes liberales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 1982

Más información

  • Sospechan de una posible maniobra del sector 'azul' de UCD