Próxima botadura del primer portaeronaves construido en España, que llevará aviones Harrier

El portaeronaves Príncipe de Asturias, que será botado en los próximos días, se convertirá en el núcleo fundamental del futuro grupo de combate de la Flota española, que contará asimismo con cinco fragatas rápidas portamisiles -tres de ellas ya en proyecto-, que se construirán también en España. Con estas nuevas realizaciones navales militares, la Marina de guerra española entra en una fase de perfeccionamiento con sofisticados elementos de combate, que le situarán en una mejor posición operativa, similar a la mayoría de las Armadas de la Alianza Atlántica. El nuevo portaeronaves llevará el numeral R-11, precisamente la especificación que exige la OTAN para este tipo de buques.

La botadura del primer portaeronaves de construcción española se efectuará el próximo día 22, en la factoría que la Empresa Nacional Bazán posee en El Ferrol (La Coruña), en el curso de una ceremonia a la que tienen previsto acudir los Reyes de España y el príncipe heredero, cuyo título lleva como nombre el buque. Fuentes de la Empresa Nacional Bazán indicaron a este periódico que el Príncipe de Asturias será entregado a la Marina de guerra española en el primer semestre de 1986. Hasta la fecha, tres países, Australia, India y la República Argentina, se han interesado por el proyecto español. Bazán construye en la actualidad unidades de diferente tipo para varios países, entre ellos Argentina (que tiene hecho un pedido de cinco patrulleros) México, Marruecos, Camerún y Gabán.El Príncipe de Asturias, que sustituirá al actual portaeronaves Dédalo, buque que probablemente tenga que ser dado de baja antes de que se produzca el relevo, se está construyendo sobre un modelo base norteamericano conocido con el nombre de SEA control SHIP, aunque la versión española difiere bastante del proyecto inicial, entre otros aspectos, en su plataforma de despegue en proa, que sufre una elevación de doce grados. Esta característica, muy similar a la del portaeronaves de la Royal Navy Invincible (seis grados), uno de los buques en que se apoya el dispositivo naval que el Reino Unido ha enviado al Atlántico Sur, facilita el despegue y permite más carga útil en los aviones Harrier, modelo ideal para adaptar a este tipo de barcos.

La Empresa Nacional Bazán convocó ayer en El Ferrol a los medios informativos para presentarles el portaeronaves español, cuya eslora total es de 196 metros, similar a la del desaparecido crucero Canarias y a la del Dédalo. El Príncipe de Asturias, que será el buque insignia de la Flota, tiene prevista una dotación, incluido el personal de vuelo, de 780 hombres, y estará al mando de un capitán de navío.

Este buque, cuya cubierta de vuelo tiene una longitud de 175 metros por casi 25 de manga, navegará a veintiséis nudos aproximadamente y desplazará un total de 15.000 toneladas. El sistema de combate fijo está compuesto por cuatro montajes Meroka (antimisiles), que se construyen en la actualidad en la factoría de la Bazán en San Fernando (Cádiz), y el móvil, por las aeronaves, distribuidas entre aviones V/Stol Harrier (segunda versión de este modelo) y helicópteros SH-3, SH-60B Lamp III, y AB-212.

Los Harrier que forman parte del sistema de combate de este buque estarán dotados de misiles aire/superficie, algunos de ellos con alcance superior a las diez millas. Todo este material, incluidos los aviones de despegue corto, está siendo fabricado en Estados Unidos y será enviado a España coincidiendo con la entrega del portaeronaves a la Marina.

El futuro grupo de combate se concibe como un sistema de armas único, en el que fragatas de escolta y portaeronave se complementan, sirviéndose de sensores y de los aviones y helicópteros de ataque como elementos de su propio sistema de armas. Las fragatas FFG-7 que completarán el futuro grupo de combate serán construidas sobre el modelo original norteamericano, actualizado en 1981. Estos buques de escolta, rápidos y provistos de misiles, se complementan asimismo a través de sus sensores con las cinco fragatas tipo Baleares que posee la Armada española, que están preparadas para el apoyo logístico integrado y tienen cualidades antisubmarinas.

El Príncipe de Asturias tendrá dos ascensores para la elevación de las aeronaves desde la cubierta hangar, situada bajo la plataforma de despegue, y dispondrá de habitabilidad para transportar una unidad de Infantería de Marina. Utilizará el mismo combustible del que se proveen el resto de los buques de escolta, por lo que la autonomía dependerá del grupo en su conjunto.

El Gobierno fijó el nombre del portaeronaves el pasado 27 de febrero, lo que provocó la anulación de una orden anterior mediante la que se le declaraba como nombre oficial Almirante Carrero Blanco.

El grado de nacionalización en la construcción del portaeronaves alcanza el 70%. La mitad de los elementos del buque están siendo construidos en El Ferrol, y el resto, hasta completar la participación española, en factorías navales y empresas electrónicas y siderúrgicas repartidas entre Cádiz, Vizcaya, Barcelona, Madrid y Asturias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de mayo de 1982.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50