Lewis vuelve a asombrar esta temporada

Carl Lewis, el atleta norteamericano considerado desde la temporada pasada como el sucesor del legendario Jesse Owens, ha vuelto a confirmar su gran calidad en las primeras competiciones de la actual. El 17 de enero, durante una reunión en pista cubierta celebrada en East Rutherford, estado de New Jersey, logró 8,56 metros en salto de longitud, siete centímetros más que su mejor marca mundial de febrero de 1981. El pasado domingo por la noche, en la segunda y última jornada de los Relevos de Mount San Antonio, en Walaut, California, al aire libre, ganó los 100 metros lisos en 10.09, primera marca mundial del año.

A sus 20 años, Lewis, que asombró ya en 1981 con los mejores registros en ambas pruebas: 8,62 -también al descubierto- y 10.00, respectivamente -aunque decepcionó en la Copa del Mundo de Roma- continúa ostentando las máximas posibilidades de ser el monstruo en las pruebas de velocidad y explosión.En longitud, concretamente, es el hombre que se ha acercado más a los increíbles 8,90 metros de su compatriota Bob Beamon. Sin embargo, a diferencia de éste, ya ha demostrado que no es un atleta fugaz, inesperado, que aprovechó unas condiciones ideales en México-68 para lograr el más impresionante récord atlético. Sus 8,49 metros, mejor marca mundial de todos los tiempos en pista cubierta, y los 8,62 al aire libre, segunda al aire libre, ambas de 1981, han tenido ya continuación este año. Con 8,56 mejoró su plusmarca invernal. La expectación se abre nuevamente sobre lo que puede con seguir este verano.

Lewis mejoró el año pasado con respecto a 1980, nada menos que 51 centímetros en longitud pero los límites no eran los mismos. En cualquier caso, su regularidad sobre los 8 metros es impresionante. En cuanto a los 100 metros, sus 10.09 actuales le acercan 9 centésimas a su mejor marca personal conseguida en 1981. Entonces, los diez segundos exactos, cronometrado eléctricamente, habían supuesto 21 centésimas de mejora. Según todos los indicios, las posibilidades de Lewis en la prueba reina de la velocidad, son bastante mayores. El límite de 9.95 establecido por Jim Hines, también e México-68, es más accesible.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS