Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

John Cody, cardenal-arzobispo de Chicago

Ayer murió en el hospital Northwestern Memorial, de Chicago, el cardenal John P. Cody, arzobispo de la citada ciudad norteamericana, la más importante diócesis católica de los Estados Unidos. Contaba 74 años. En los últimos doce meses, según informa la agencia France Presse, Cody había visitado en seis ocasiones distintos centros sanitarios, aquejado de complicaciones cardiacas y de crisis diabéticas.El cardenal Cody era un personaje muy controvertido, el cual, aunque hubiera querido ser, según su propia confesión, un simple párroco, ha muerto siendo un importante príncipe de la Iglesia. En los últimos tiempos, su figura polémica fue el centro de una investigación iniciada por los tribunales federales norteamericanos, a propósito de una supuesta desviación de un millón de dólares (más de cien millones de pesetas), de fondos libres de impuestos, pertenecientes al arzobispado, en beneficio de Helen Dolan Wilson, una amiga de la infancia. La denuncia fue hecha a través de un reportaje publicado por el Chicago Sun-Times. Tanto Cody como la señora Wilson negaron las acusaciones, y el cardenal llegó a afirmar que "todo ataque contra un pastor de la Iglesia es un ataque contra la Iglesia misma".

John Cody nació en la pequeña ciudad de Noel en 1907. Pasó su infancia en Saint Louis, en el Estado de Misuri, donde su padre, inmigrante irlandés, era bombero. A los trece años entró en el seminario de aquella ciudad, y seis años más tarde se trasladó a Roma, en cuyo Colegio Arnericano completó durante otros trece, estudios de Filosofia y Teología. En 1931 fue ordenado sacerdote.

Considerado por algunos como un ferviente defensor de la justicia racial y por otros como un dictador sediento de poder, fue en la diócesis de Saint Louis, para la que fue nombrado obispo en 1947, donde hubo de enfrentarse por primera vez a los nacientes problemas de la integración, que se repitieron en 1961, al ser trasladado como coadjutor a Nueva Orleans. En los momentos más graves de la tensión racial en dicha ciudad, el propio Cody llegó a escoltar personalmente a la escuela a grupos de niños negros.

En 1965, Pablo VI le nombró arzobispo de Chicago, la más importante diócesis de los Estados Unidos, con dos millones y medio de fieles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de abril de 1982