Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso de Acción Democrática aplaza la decisión sobre las alianzas que pueden permitirle actuar como 'bisagra'

El Partido de Acción Democrática (PAD), antes de nacer oficialmente como organización política, se enfrenta ya con ligeras tensiones internas, centradas fundamentalmente en la política de alianzas necesaria para que el PAD actúe como bisagra y en el reparto de los puestos directivos. Por lo demás el congreso, que se desarrolla con absoluta normalidad, ha elegido a Francisco Fernandez Ordóñez y a Luis González Seara, secretario general y vicesecretario general respectivamente.

Ayer, segunda jornada del congreso constituyente del PAD, se aprobaron con muy ligeras modificaciones las ponencias que configurarán el programa político y electoral de este partido. Se reafirmó el carácter federal, reformista, socialdemócrata y progresista del PAD. Se aprobó (con 25 votos en contra y 23 abstenciones) la despenalización del aborto en los siguientes términos: "El PAD se declara contrario al aborto libre. Sin embargo, cree absolutamente necesario ampliar la información sexual, los servicios de planificación familiar en régimen de Seguridad Social y garantizar acciones de apoyo social que evitarían muchas decisiones angustiadas y apresuradas, planteándose la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo únicamente en determinados casos, plazos y bajo diferentes indicaciones".Asimismo se acordó propugnar la reducción del servicio militar obligatorio, y en el terreno económico, abogar por una economía libre de mercado, con un sector público fuerte y controlado por el Parlamento, y descartó las nacionalizaciones.

La única enmienda aprobada en el pleno de ayer fue la que suprimió de la ponencia de política exterior una referencia expresa a la cooperación "que vaya mas allá de los aspectos puramente estratégicos" con EE UU.

Las tensiones se produjeron, como es habitual en cualquier partido político, en la ponencia ideológica y en la de estatutos. Según lo aprobado en esta última, el PAD elige a sus órganos directivos mediante el sistema mayoritario, con listas cerradas y bloqueadas. Sus entidades directivas son: el congreso federal, que se materializará como tal una vez cada tres años, ya que en el de ahora, debido a su carácter constituyente, los compromisarios han asistido por voluntad propia, sin que hayan sido elegidos por nadie en sus respectivas provincias; el comité político federal, máximo órgano entre congresos, que se reunirá, como mínimo, una vez cada seis meses; el comité ejecutivo federal, verdadero centro de decisión del partido, que controla, además, la actividad de sus parlamentarios; un presidente honorífico, que no se ha elegido en éste congreso; un secretario general, un vicesecretario general, y finalmente el secretariado.

Anoche se aprobó la candidatura al comité ejecutivo integrada, además de los dos máximos cargos ya citados, por todos los parlamentarios del PAD y otros miembros que no tienen condición de tal, entre los que cabe destacar a Enrique Linde (el hombre del aparato del partido) y al periodista Javier Martínez Reverte, subdirector de Pueblo.

Candidatura frustrada de Moscoso

Una enmienda, retirada en el último momento, proponía al diputado navarro Javier Moscoso para el cargo de vicesecretario general del partido, junto con González. Seara. Al final, Fernández Ordóñez optó por mantener el organigrama directivo tal cual se pactó en una reunión celebrada recientemente por la ejecutiva provisional y Javier Moscoso quedó excluido de este puesto.

En la ponencia ideológica se presentó otra enmienda para que en este congreso se liberara a los diecisiete parlamentarios de Acción Democrática que abandonaron hace unos meses UCD del compromiso adquirido entre Fernandez Ordóñez y Calvo Sotelo para apoyar al Gobierno en las votaciones parlamentarias.

Esta enmienda no alcanzó en la ponencia el 25% necesario para ser votada en el pleno, lo que causó gran disgusto a los diputados Luis Berenguer, Javier Moscoso y Carmen Solano.

Un parlamentario de Acción Democrática comentaba a este periódico: "Han considerado que aprobar esta enmienda podía resultar desestabilizador, cuando lo que realmente resulta desestabilizador es no mantener una postura clara y definida a la hora de las votaciones. Se podría haber mantenido el compromiso de votar con UCD en cuestiones trascendentales, como mociones de censura o de confianza", agregó, "pero no en otros temas con los que ideológicamente chocamos de frente. Por ejemplo", finalizó, "si se presenta una moción parlamentaria de apoyo a Robles Piquer, yo no la votaría bajo ningún concepto".

En esta misma ponencia ideológica sí se aceptó, en cambio, una enmienda que clarifica la política de futuras alianzas electorales y cuyo texto establece taxativamente que "el PAD solo puede instrumentar sus alianzas, pactos y coaliciones, con aquellas fuerzas que coincidan globalmente con él en el proyecto de transformar en un sentido de progreso a la sociedad española".

El tema de fondo es la división que existe entre los compromisarios ante las tres alternativas que se ofrecen al PAD en sus posibles alianzas futuras, ya que este partido, al no contar con recursos económicos suficientes, no puede concurrir a las elecciones en solitario. La primera de estas alternativas es un pacto con Adolfo Suárez, en el supuesto de que UCD se rompa tras las elecciones andaluzas. Los compromisarios de Madrid, Zaragoza y Alicante son quienes más defienden esta tesis. En segundo lugar se plantea la posibilidad de una alianza con los Clubes Liberales de Antonio Garrigues Walker, -la intencionalidad de esa enmienda es precisamente impedir esta segunda opción- y finalmente, se plantea la coalición electoral con los socialistas, posibilidad esta última que parece contar con el consenso de la mayoría.

En todo caso, será el comité ejecutivo federal el órgano que, en una reunión que tienen previsto celebrar inmediatamente después de las elecciones al Parlamento andaluz, decidirá la política de alianzas. Según los estatutos aprobados ayer, el consejo ejecutivo federal solamente será informado de la decisión, pero no podrá modificarla.

Finalmente, cabe destacar que se han producido dos modificaciones importantes de última hora en la ponencia política que en el borrador de la ponencia política que redactó Luis González Seara. En este borrador se hacían elogiosos comentarios hacia la figura del ex presidente Adolfo Suárez y se criticaba la acción -a su juicio, excesivamente moderada- del PSOE.

La primera de estas cuestiones fue eliminada tras un debate interno en la ejecutiva provisional del partido, mientras que la segunda se retiró hace sólo dos días, después de ciertas llamadas de Alfonso Guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 1982

Más información

  • Suprimidos los elogios a Suárez y las "críticas al PSOE en el borrador del documento político