Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sancho Gracia, enmascarado en la Guerra de la Independencia

El actor Sancho Gracia vuelve hoy a la programación interpretando a Don Carlos, un personaje de origen aristocrático que vive a principios del siglo XIX en la España dominada por los franceses y, simultáneamenite, a "la máscara", el hombre que oculta su identidad para "hacer justicia", a veces "en nombre del pueblo español" y, casi siempre, para reparar atropellos y muertes de inocentes o amigos. La serie está dirigida por José Antonio Páramo, Antonio Giménez-Rico y Emilio Martínez Lázaro. Intervienen en el reparto, entre otros, Alvaro de Luna, Paco Rabal, Charo López, Fiorella Faltoyano, Manuel Tejada, Manuel Zarzo, Alfredo Mayo y Sara Lezana.

La serie La Máscara negra ha sido producida íntegramente por TVE con un presupuesto medio de aproximadamente veintidós millones de pesetas por episodio de una hora. TVE, sin embargo, no rodó los trece episodios presupuestados, sino once capítulos, al parecer porque no había más fondos, a finales del pasado año, para proseguir la producción.Nadie sabe, o quiere saber, en Televisión, qué ha sucedido con el dinero destinado a La máscara. Un caso justo lo contrario de éste, ha sucedido recientemente con la serie Los gozos y las sombras, adapatación de la novela homónima de Gonzalo Torrente Ballester, producida por Jesús Navascués y dirigida por Rafael Moreno Alba con cargo a los 1.300 millones de pesetas invertidos en la producción de películas y telefilmes para TVE. Los productores de esta serie rodaron trece horas en vez de las diez pactadas. Aunque una comisión de expertos dictaminó que TVE sólo recibía Ios diez capítulos presupuestados, las máximas instancias de RTVE y de TVE han acordado dar por buenas las trece horas aunque se dice sólo se abonarán los costes correspondientes a diez episodios.

La serie La máscara fue encargada en 1979 por Miguel Martín, entonces director de TVE, cuya intención era producir una versión de El coyote, si bien Sancho Gracia prefería realizar su viejo proyecto titulado Dos en el mar, serie que el actor define como "ecológica y de aventuras". Sancho Gracia rueda actualmente en Australia el piloto de aquel proyecto, coproducido por TVE y dos empresas de Australia y Francia.

La idea de producir una versión de El coyote tampoco prosperó por problemas de derechos de autor. Sancho Gracia recurrió entonces al guionista Manuel Matji, quien, en colaboración con Antonio Larreta, Guido Castillo y Duccio Tesssari, comenzó a perfilar la serie, a partir de la idea genérica de un personaje enmascarado.

"Elegimos como marco la época de la Guerra de la Independencia", explica Manuel Matji, "una guerra esquizofrénica donde a nuestro personaje no le queda más remedio, por instinto, que enfrentarse con los franceses. La creación de la máscara es obra de Javier Artiñano, uno de los mejores escenógrafos y figurinistas de nuestro cine. Decidió huir del antifaz convencional y crear una máscara de corte popular que, si es cierto que se inspira algo en la máscara del Pantalone de la Comedia del Arte italiana, también es evidente su procedencia del folklore español, de los carnavales".

Por eso, Don Carlos viste madroño, sombrero español y chaquetilla corta con alamares. Don Carlos es un aventurero y un jugador, un hombre que adopta en principio la personalidad de afrancesado y de frívolo pero que también recurre a la máscara, tan sólo en escenas cortas y fulminantes. La personalidad que interpreta Sancho Gracia es, gracias a la fantasía de los guionistas, aún más compleja: se sabe, a lo largo de la serie, que ha viajado mucho (Francia, Italia., Inglaterra y Cuba), que fue militar y marino mercante, que es un hombre ilustrado ya que, por aquel tiempo, había leído, en francés, La religiosa de Diderot. Se dice en un episodio que es amigo de Benjamín Franklin.

Esta serie de aventuras está repleta, por lo demás, de acotaciones y personajes históricos. Así, Pepe Botella quiere llevarse a Francia El entierro del conde de Orgaz, de El Greco, y Goya, que interviene varias veces, hace una réplica del cuadro. El propio Napoleón, de quien se dice que pudo estar de incógnito en España y que pensaba ocupar Inglaterra con naves submarinas que luego cambia por globos, lord Byron, Welllngton, el torero Pedro Romero, El Empecinado, Jovellanos, Murat y muchos otros; desfilan por La máscara negra. Tampoco faltan alusiones fantásticas a personalidades actuales del cine. Jack Taylor interpreta en el capítulo Un día de mayo a Herzog, el hombre que al servicio de los franceses provoca la sublevación y posterior represión del Dos de Mayo. Marisa Paredes interpreta en el episodio La fantástica invasión a un personaje masculino que resulta ser un ornitólogo alemán llamado, como el otro cineasta, Fassbinder. Los personajes tienen varias personalidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de marzo de 1982