Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Profesor sin contrato

Escribo estas líneas indignado e impotente. Soy un profesor de religión de Formación Profesional (FP) solicitado por el director del Instituto de Formación Profesional de Moratalaz y propuesto por la Delegación Diocesana de Enseñanza en este curso. Llevo dando clases desde noviembre. Y a estas alturas del curso me entero que, cara a la Administración, no existo: no sólo no he percibido absolutamente ninguna remuneración, sino que tampoco estoy contratado. Sólo la Administración puede cometer esas injusticias, justificándolas diciendo que el Ministerio de Hacienda no quiere pagar más horas de clase de formación religiosa en FP que las que se daban el año pasado. ¿Acaso está cegato el Ministerio para no comprender que si aumenta el número de alumnos de un centro la demanda de profesores es consecuencia lógica de ello? ¿Y de los centros de nueva creación? Sea quien sea el causante de semejante injusticia, lo cierto es que las clases están dándose y que alguien, poco me importa quién, retiene lo que en justicia me pertenece. Y está provocado en mí, como en tantos otros profesores repartidos por todo el territorio nacional, una situación económicamente angustiosa. Esto, por una parte. Y por otra, que pienso que si UCD defiende, al igual que todos los españoles por Constitución (artículoPasa a la página 12

Porfesor sin contrato

Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 1982

Más información